viernes, 18 de noviembre de 2016

EL ENOJO DE LA REINA CONSORTE


Lazarillo

Fueron varios los medios que hicieron notar en sus informaciones de ayer, sobre la apertura de la duodécima legislatura, la actitud sumamente seria o enojada que el comportamiento de los diputados de Unidos Podemos (UP) despertó en la reina consorte. Cualquier circunstancia es propicia para que esos medios puedan ejercer su sectarismo con respecto a UP y achacar a esta formación postureos como el de no aplaudir la soflama manifiestamente partidista de Felipe VI. Millones de ciudadanos quedaron al margen del respeto que deben merecer por parte del monarca cuando éste manifestó que la formación del actual gobierno obedece a la generosidad y capacidad de diálogo de los partidos implicados. Lo menos que se podía hacer, en este caso, era que quienes representan a aquellos españoles que hubieran apoyado otro tipo de gobierno se abstuvieron de celebrar el criterio partidista del Jefe del Estado.

Pero indagando en la enojada, seria o ceñuda fisonomía de doña Letizia Ortiz, este Lazarillo se ha permitido revisar otras publicaciones como Vanitatis, llegando a la conclusión de que el hierático y adusto rostro apreciable en la imagen que ilustra este comentario ha sido más o menos el mismo a lo largo de la ceremonia institucional, salvo cuando la reina se dirigió a las infantas en varias ocasiones. Ni siquiera lo alteró cuando aplaudió al término del discurso de su esposo y éste le mostró esa sonrisa borbónica tan de la casa. Tampoco durante el decimonónico besamanos apeó doña Letizia el ceño fruncido, que llegó a convertirse a la postre en una de las noticias del ceremonial, aunque algunos cronistas hayan centrado la causa en la actitud de una parte de los diputados. ¿Qué le pasa a la reina consorte? Se la vio apagada, distante, con la mirada perdida, apunta la cronista de la mencionada publicación. 

PS.- Los senadores del Partido Popular se sentaron ayer en los escaños reservados a los diputados de Unidos Podemos. ¿Qué pretenden?


DdA, XIII/3390

5 comentarios:

Dioni Uria dijo...

La consorte es Asturiana y tiene dos.... como todos los Asturianos.

Anónimo dijo...

Tenía entendido que era de Oviedo.

Nenu dijo...

Que ye que no ye asturiana por ser de Uvieu, ho? Pero qué es lo que tiene, tetas? Oye Dionisio ya basta de mitología cojonuda, ho.

Anónimo dijo...

Que chorrada!!

Anónimo dijo...

La asturianía no es ningún mérito. Pelayo no era asturianu.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario