viernes, 7 de octubre de 2016

LA PALABRA DE PEDRO SÁNCHEZ

Félix Población

Hoy se publica en los medios que hay cierta confrontación en el comité federal del PSOE ante la alternativa de consultar o no consultar con la militancia la abstención del partido en la investidura de don Mariano el Simple, que permitiría la continuidad de la derecha en el Gobierno. Incluso entre quienes apearon a Pedro Sánchez de la secretaría general mediante una burda estrategia se dan partidarios de esa consulta.

También se comenta que entre la militancia crece una cierta inquietud ante la posibilidad de que esa consulta no llegue a realizarse y sea la autoridad del comité federal, máximo órgano entre congresos, la que prime, con la abstención por bandera, patrocinada sobre todo por los dos máximos dirigentes de la comisión gestora, Javier Fernández, presidente del gobierno de Asturias, y Mario Jiménez, fontanero doña Susana, la baronesa de Andalucía.

Pienso que sin la intención expresa de Pedro Sánchez de buscar un entendimiento para llegar a un gobierno alternativo al de la derecha, a la que añadió la promesa de una consulta a la militancia, los golpistas del PSOE no se hubieran sobrepasado de tan mala manera para acabar con el anterior secretario general. Si se enfangaron hasta ese punto es porque, además de preferir un gobierno del Partido Popular a un gobierno en el que pueda participar Unidos Podemos, es porque temen tanto esto último como la ratificación de lo mismo por parte de los militantes.

Pero la voz de los afiliados se está dejando oír en comunidades como las de Valencia y Aragón, en correspondencia con la de sus respectivos presidentes, para quienes No es no. Mientras, en el Congreso, Javier Fernández confía en la disciplina de voto del partido para que la abstención salga adelante, aunque ya haya diputados que no piensan desertar de su negativa.

Parece que Pedro Sánchez, relegado de un modo un tanto miserable al escaño de Madina -su rival en la pugna por la secretaría general-, también mantendrá su palabra, según él mismo dijo que le enseñaron sus padres. Personalmente no tengo ninguna duda de que será así y de que encontrará apoyo entre algunos compañeros. Pero a don Mariano el Simple y a sus comparsas Ciudadanos les basta con once abstenciones, según creo, así que la palabra de Sánchez únicamente servirá para saber si otro PSOE es posible, además del viejo y caduco PSOE de la traición a su militancia y a sus orígenes.

PS.-La dirección de Sánchez atribuye su caída a los "avances" en las negociaciones con los independentistas, básica para llegar a unos acuerdos con Unidos Podemos.

DdA, XIII/3355

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario