sábado, 8 de octubre de 2016

DON DINERO INSTIGA EL ENFRENTAMIENTO EN LA SEDE DEL PSOE

Julián Aceitero Gómez*


Del reciente enfrentamiento entre dirigentes “oficialistas” y “críticos” del Partido Socialista Obrero Español -PSOE-, en el que acaeció la dimisión de su Secretario General, debe saberse qué ha pretendido el poder verdadero, es decir, don Dinero (1), al permitir que sus medios de comunicación de masas no solo lo retransmitieran, sino que también criticaran a quienes lo protagonizaron.

Es incuestionable que después de las elecciones generales del 26 de junio pasado, don Dinero pretendía que tras las próximas, las terceras consecutivas, su bipartito siguiera al frente tanto del gobierno como de la oposición, es decir, el Partido Popular -PP- y el PSOE, respectivamente. Y la efectividad de tal pretensión tendría que reflejarse en encuestas rigurosas, esas que don Dinero maneja, de tal modo que previeran no solo una mayoría absoluta del PP, solo o junto al partido Ciudadanos -C’s-, sino también que el PSOE lograra más diputados que PODEMOS.

Así, el PSOE lideraría la oposición al previsible empobrecimiento que el gobierno del PP seguirá infringiendo a la mayoría social para enriquecer, aún más si cabe, a la minoría que ostenta el poder que don Dinero da; y sus medios de comunicación de masas promocionarían así al PSOE para que eventualmente sustituya al PP al frente del gobierno.

Pero tal pretensión no casa con que cuando los entonces dirigentes del PSOE se afanaban en cumplirla, don Dinero permitiera que sus medios revelaran y criticaran el enfrentamiento de aquellos con los dirigentes “críticos” del mismo partido. Porque la única consecuencia posible de tal enfrentamiento era sumir en la estupefacción a la casta electoral de dicho partido y así sus integrantes opten por votar al PP o por abstenerse. Y la consiguiente merma electoral del PSOE facilitaría que se cumpliera la parte principal de aquella pretensión, es decir, que el PP alcance la mayoría absoluta, pero conllevaría la posibilidad de que dicha merma llegara a ser tan grande que el PSOE no supere en número de diputados a PODEMOS, por lo que la pretensión de don Dinero se cumpliría sólo en parte.  Hay que indagar, pues, en la razón por la que éste ha permitido que sus medios divulgaran y criticaran el susodicho enfrentamiento entre los dirigentes del PSOE, suscitando así la posibilidad de que su pretensión no se cumpla íntegramente.

Una posible razón sería que las encuestas que don Dinero maneja no prevean la efectividad de lo principal de su pretensión, es decir, la mayoría absoluta del PP, solo o junto C’s, lo que no debería resultar extraño dado que la corrupción del primero de estos partidos ha sido divulgada. En efecto, los medios de comunicación de masas airearon profusamente la corrupción del PP para que cualquiera la conociera y forzar así su sustitución por C’s. Y, aunque el PP ha sorteado electoralmente su sustitución y sigue siendo el partido nuclear para servir a los intereses de don Dinero, cabe la posibilidad de que el número de personas tan inmorales como para votarlo sea insuficiente para alcanzar dicha mayoría. 

Don Dinero pretendería, si las encuestas que maneja sustentaran tal posibilidad, ahora trasvasar el voto de su otra casta electoral, la del PSOE, al PP. Y para conseguir tal pretensión, habría asegurado a los dirigentes “críticos” del PSOE que sus medios de comunicación iban a justificar que lo controlaran de cualquier modo, mientras que los dirigentes “oficialistas” del mismo se afanaban en que su pretensión inicial se llevara a cabo. Así, don Dinero habría instigado el enfrentamiento entre los dirigentes críticos y oficialistas del PSOE, siendo la acritud y bajeza de este enfrentamiento previsibles porque las ambiciones personales y la mediocridad de quienes lo iban a protagonizar eran de sobra conocidas; y sus medios de comunicación de masas no solo lo retransmitieron en vivo y en directo, sino que también lo jalearon con el fin de que la casta electoral del PSOE, estupefacta por el patético enfrentamiento de sus dirigentes, opte en unas eventuales terceras elecciones por votar al PP o por abstenerse.

Al término del planteamiento de esta hipótesis, los medios de comunicación de masas siguen aireando aquel enfrentamiento entre los dirigentes del PSOE, pero no achacan al mismo su descalabro en unas eventuales terceras elecciones, sino sólo la gran magnitud de éste. En cualquier caso, hay que esperar a que don Dinero maneje las encuestas que reflejen la repercusión en las eventuales elecciones del enfrentamiento que ha instigado entre los dirigentes del PSOE. Entonces, si aquellas encuestas previeran la efectividad de su pretensión, es decir, que el PP, solo o junto a C’s, alcance la mayoría absoluta, aunque sea a expensas del descalabro electoral del PSOE, aquellas elecciones se celebrarán. Pero si las mismas encuestas descartaran la efectividad de tal pretensión, no habría terceras elecciones, sino que el PP presentaría a su candidato para la investidura de presidente del gobierno y al menos una parte significativa parte de los actuales diputados del PSOE se abstendrían para posibilitarla.

La concatenación de las siguientes certezas y suposiciones resume la hipótesis recién expuesta: Don Dinero, es decir, el poder verdadero:

I.              Maneja las encuestas rigurosas sobre unas eventuales terceras elecciones y éstas no prevendrían que el PP obtuviera, solo o junto a C’s, mayoría absoluta en el Congreso para que su candidato pueda ser investido presidente del gobierno.

II.             Pretende, pues, trasvasar el voto de su otra casta electoral, la del PSOE, hacia el PP.

III.       Con tal fin, habría instigado un enfrentamiento entre los dirigentes oficialistas y críticos del PSOE,cuya acritud y bajeza eran previsibles por las conocidas ambiciones personales y la mediocridad de quienes lo iban a protagonizar.

IV.           Sus medios de comunicación de masas lo retransmitieron “en vivo y en directo” y lo criticaron con inusitada virulencia para aturdir a la casta electoral del PSOE, pretendiendo así que una parte de quienes la conforman opten por abstenerse o votar directamente al PP, cuya mayoría absoluta aseguran.

V.            Pero no manejaría aún las encuestas que reflejen la efectividad de su pretensión al incitar aquel enfrentamiento en el seno del PSOE: Si la previeran, las terceras elecciones se celebrarán y si la descartaran, no se celebrarán y entonces una parte de los actuales diputados del PSOE se abstendrá para que el PP pueda formar gobierno.






*El autor, Julián Aceitero Gómez, es doctor en Medicina y autor de varios artículos, publicados en piensaChile, basados en el estudio del sumario de la muerte del presidente Salvador Allende Gossens. 

DdA, XIII/3356

1 comentario:

Anónimo dijo...

En las segundas elecciones el PSOE mejoró el porcentaje...
Según la Junta Electoral de Sevilla, Andaluzas 15, desde el 2000 no hacen el recuento definitivo y dan el provisional por bueno (Dejaron de abrir de forma generalizada el "sobre 1" de las mesas y sumar los votos para dar por bueno lo que diga la empresa electoral)
Así que a saber lo que dice la empresa, parece que nadie más hace el recuento

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario