miércoles, 7 de septiembre de 2016

CUEVAS Y LOS DE LA CUEVA

Nacio González

P’acullá de lo que diga l’astronomía, les estaciones son tamién una construcción subxectiva del ser humanu. Si pares a preguntar pol verano o la seronda, poca xente te va falar de solsticios y equinoccios. Un maestro diráte que’l verano acaba n’agosto; si te respuende un uviedín, seguramente te diga qu’en pasando Samateo; y si ye un maestro carbayón que trabaye en Las Vegas -perdón, en Les Vegues, que Las Vegas ta en Nevada y na boca los finos-, contestaráte uno o otro según tenga’l día. Si la mesma pregunta-y la faes al presidente d’Asturies, nun sé qué te contestará; pero puedo dicite que bona suerte tuvisti de dar con él. Y ye que nesti país nuestru, tan piquiñín, abres el periódicu y sabes más del réxime norcoreanu que del de la FSA. Cualquier día sal na TPA Kim Jong-un felicitándonos la navidá dende un xalé de Somió. Qué nun diría’l Gran Líder en viendo que Javier nun pon postura.
De cualquier manera, esti verano la noticia nun foi el nuestru presidente -yá nun ye noticia qu’ande desapaecíu sea la estación que sea, igual que tampoco nun ye noticia que los maestros interinos acaben manfestándose a finales d’agosto delantre la conseyería d’educación (hasta al conseyeru-y diba paecer un milagru nun tener visita a esta altura l’añu)-. Non. Esti verano l’asturianu de moda ye Rodrigo Cuevas.
Rodrigo nació casi a un tiempu que Javier Fernández s’afilió al PSOE -un par d’años primero namás-. Rodrigo ye un mozu uviedín de trentaipicu d’años que pasó pel Auseva, los Dominicos y el Palacio Granda. Estudió cordión en conservatoriu de Barcelona y vivió d’ocupa, hasta qu’un día cambió de vida y asentóse nun llugarín de Pontevedra. Eso n’Asturies tampoco nun ye noticia: na xirigoncia socialista llámase «lienda urbana».
Apocayá contóme esti rapaz na fiesta El Remediu qu’esti verano tendría alredor de trenta «bolos». Menuda broma según va la mano en mundo de la música asturiana.
Pero esto nun ye méritu abondu pal establishment ranciu y provincianu que carecemos. O sí, y por eso precisamente espatuxen enraxonaos. Hai quien nun lleva que la imaxe de la campaña publicitaria de la sidra de denominación d’orixe la faiga un rapacetu en ligueru, que calza madreñes, gasta montera picona y pa encima ye maricón. Igual que rabien al saber que’l Día d’América n’Asturies nun va haber más reina que Rodrigo Cuevas enriba una carroza.
Son los supuestos guardianes de la tradición, los que tán en contra de que s’oficialicen los topónimos tradicionales. Los que faen chancia del asturiano porque eso ta bien namás si fales na corte y güeles a cucho. Dicen que Rodrigo Cuevas con esa traza que gasta nun puede representar nin la tradición nin al mundo la sidra. El mundo d’ellos, falta-yos dicir, esi mundo de finos qu’al llagar llámalu «bodega», a la sidra «caldo» -será de pita en cuenta mazana, digo yo- y «caten» culetes como si fueren vaques. N’Asturies conocémonos toos y toes: esta xente los únicos valores que defende son los de la homofobia y el sectarismo, l’Asturies de los coros y dances, la de la Sección Feminina.
Como canta Dixebra, son los que falen de superlativos, de dioses con patria, de partes de guerra, de que Marcelino marcó de cabeza. Son señaldá de la nada. Son refugaya.

La Voz de Asturias DdA, XIII/3357

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario