miércoles, 24 de agosto de 2016

¿QUÉ PALABRAS OCULTA LA BOCA DE RIVERA ANTE RAJOY?



Félix Población


El siempre muy avisado Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado, subió este martes una foto a Twitter que, según su criterio y el de cualquier objetivo espectador, ofrece un punto de vista clave para entender el papel de Ciudadanos en la nueva coyuntura política española. Dado que la imagen es todo un editorial, resulta obligado –y así lo hace Espinar- reconocer el trabajo del fotógrafo, Javier Barbancho, de la agencia Reuters. Albert Rivera escuda su boca tras la mano derecha, con la que parece preservar el mensaje que le dirige a don Mariano el Marrullero, para que nadie sea capaz de leerle los labios. 

Como la fotografía se tomó el pasado día 18, fecha en que el Partido Popular y Ciudadanos -como estaba más que previsto- se avinieron a pactar las condiciones para la investidura de Rajoy, puede que el secretismo de Rivera obedezca a las cesiones que el partido naranja, otrora regenerador, está dispuesto a hacer en materia de corrupción política. Espinar subió la imagen cuando se supo que una de las condiciones de Ciudadanos pasó de ser los imputados por corrupción política no se sientan ni en el Gobierno ni en los escaños si Ciudadanos está en la negociación, a limitarse a aquellos imputados por delitos de prevaricación ligados a un enriquecimiento personal o a una financiación irregular de partidos

Otra cesión más del partido de Rivera que se suma a la que se produjo cuando la formación naranja retiró del pacto el nombre de Luis Bárcenas. Según publicó este domingo El Mundo, antes de que los portavoces de ambos partidos, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, declararan su amor con la firma del documento con las condiciones de Rivera, "el PP pidió a Ciudadanos la retirada del nombre de Bárcenas que figuraba en la redacción inicial". Así, el documento que antes rezaba creación de una comisión de investigación parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del PP 'caso Bárcenas pasó a ser creación de una comisión de investigación parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del PP

Cabe añadir a lo anterior, además, según publica La Voz de Asturias, lo que el portavoz de Ciudadanos Nicanor García ha dicho respecto a la dimisión de cargos públicos imputados: sólo afectará al ámbito estatal, no al local y autonómico, en los que el Partido Popular está bien pringado en aquella comunidad, como lo está en otras.  

¿A qué con estos pormenores da un poco más de grima esa mano de Rivera ocultando su aquiescencia a don Mariano? ¿Que pretendió pactar Pedro Sánchez con ese señor antes de que esa imagen que tanto lo ilustra como pactista vergonzante llegara hasta nosotros?

PS.- Pues dice Ciudadanos ahora que el fraude o prevaricar (obrar mal a sabiendas de que está mal) no es corrupción. Claro que no, asiente el PP. La regeneración es algo que se pronuncia con congestión nasal. Javier Moreno

 AMOR SUCIO

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Cuartopoder | 
“Sexo chungo quiero yo”, Siniestro Total.

Rafael Hernando, el portavoz del Partido Popular en el Congreso, ha elevado su hipocresía y su cinismo a nivel de oro olímpico durante la firma del pacto de su grupo con Ciudadanos. “Es el principio de un gran amor”, dijo un Hernando que lucía su mejor sonrisa de hiena, consciente de que el hecho de que nadie le crea, de que su palabra no valga una mierda, es un detalle insignificante: en la actual política española todo vale. Mientras se fumaban el cigarrito de después, El Mundo informaba de que los populares habían logrado “que ciudadanos retirase el nombre de Luis Bárcenas del pacto anticorrupción”.
Hablar de corrupción en el PP sin hablar de Bárcenas es como hablar del fútbol argentino ignorando a Maradona. Inconcebible. Rafael Hernando lo sabe, y sabe que Albert Rivera lo sabe, y los dos saben que Mariano Rajoy, el rey Felipe y hasta el bueno de Froilán lo saben. Todo el mundo lo sabe, el PP es la podredumbre en estado puro, y por eso mismo cuando Rivera dice que “el pacto contra la corrupción y por la transparencia tiene seis condiciones de regeneración innegociables”, en realidad no está diciendo nada. Salvo una cosa: que para alcanzar sus fines está dispuesto a que ese gran amor del que habla Hernando sea amor sucio. Sin caricias ni preámbulos ni susurros. Amor adicto al verbo poseer. Amor a cambio de algo. Amor construido sobre mentiras y negocios: “Si nos tenemos que tragar lo que hemos dicho hasta ahora, nos lo tragaremos”, aseguró el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, sin que se le escapase la risa.
En el amor, cuando es sucio, todo está permitido. Y no hay amor más sucio que el que propone el líder de Ciudadanos, sumisión a cambio de una miaja de poder. Ese amor cerdo que sugiere un Rivera entregado, las rodillas sangrando y los ojitos en blanco. Ese amor de rueda de prensa que Hernando convierte de inmediato en sexo chungo, la exploración de orificios tan hediondos y deshonestos como para hacer palidecer al más degenerado de los piratas sodomitas. Justo la regeneración que necesitan PP y Ciudadanos, hermanos de sangre sifilítica.
Rajoy asiste al acto con la boca semiabierta y la humedad acumulándose en la comisura de los labios. Si no se nombra, Bárcenas no existe. Si no asoma la patita, Rita Barberá es solo una leyenda. Como las obras de Génova se hicieron sin licencia, la reforma con dinero negro no tuvo lugar. Tragar y tragar, que diría Girauta, invitado de honor en el bukkake electoral organizado por dos grupos de políticos pornográficos.
 
DdA, XIII/3346 

3 comentarios:

Dioni Uria dijo...

Pedro Sanchez no pactara con el PP, bien sabe que la bases dicen no,no y no, queda claro, que PODEMOS , esperar de un Galaico y un Catalonio ?

Anónimo dijo...

Ojalá aciertes amigo.

Anónimo dijo...

Yo no lo tengo tan claro.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario