jueves, 28 de julio de 2016

EL LÍDER DE UN PARTIDO IMPUTADO NO PUEDE SER PRESIDENTE DEL GOBIERNO

A falta de responsabilidad, que no existe en la política pero sí en la sociedad, sería bueno que al menos hubiera algo más pequeño y rudimentario: que el líder de un partido imputado no pudiera ser presidente del Gobierno.
 


Guillem Martínez

 El PP ha sido imputado. Por un tubo. Y aquí, lo usual sería hacer articulete tipo soneto miré-los-muros-de-la-patria-mía, indignarse, realizar tremenda caída de anillos y pedir dimisiones. Un itinerario de artículo bienqueda que no sirve para nada, salvo para crear la sensación de que existe una ética vigilante, que no deja pasar ni una. Pero no existe. Y esto es un coladero. Si les parece, damos por hecho el artículo ése y vamos al turrón.

El turrón: esto es una crisis de Régimen. Del pacto escrito del 78 no queda nada, salvo, glups, el pacto no escrito, que la crisis económica ha ayudado a visualizar. Es la monda. Por ejemplo, se ha podido observar que el concepto de responsabilidad no existe. Cuando existía, era ya una juerga. Sólo existía la responsabilidad penal, no la política. Vamos, sólo eras responsable político de algo cuando te pillaban. Bueno, pues bien, ni siquiera esa responsabilidad cachonda existe en posdemocracia. Aquella responsabilidad laxa, incluso, se ha reducido. Es decir, se ha individualizado. Jordi Pujol, por ejemplo, está imputado por "pertenencia a organización criminal". La "organización criminal" no es, por cierto, CDC, sino su familia. CDC no es, por tanto, ni criminal ni responsable de un saqueo continuado que sólo hubiera sido posible a través de CDC. El caso ERE implica al staff del PSOE en Andalucía, pero no al PSOE, herramienta básica para que hubiera un caso ERE. Sí, puede parecer histórico que el PP, como persona jurídica, esté imputado desde hoy por destrucción de pruebas --la figura que se esconde detrás de la filigrana "daños informáticos y encubrimiento"--. Lo es. Pero por pacto no escrito, sólo habrá responsabilidad política sobre los encausados. La única "organización criminal" que respalde la acción de los imputados será su familia, supongo.

Es preciso que exista la responsabilidad política, esa cosa que no puede existir, en tanto precisa de una cultura cívica, democrática y política que no existe. No existe en la política, quiero decir. En la sociedad ya existe. Políticos que aparecen en los medios como no responsables desde 2011 no pueden cenar, tomar una copa, pasear por la calle, porque en la calle existe --nadie la esperaba, pero existe-- el concepto de responsabilidad política.

Es preciso que exista la responsabilidad política. Si existiera, existiría la posibilidad de otorgar el título de "organización criminal" a un partido que practique una acción delictiva organizada y continuada para obtener beneficio. Si existiera tendríamos otros políticos. Y, con eso, otras leyes. Y otra prensa que, por ejemplo, utilizara conceptos como "organización criminal". Pero no existe. Ante la ausencia de responsabilidad, ese concepto básico, sería bueno que, al menos, existiera en la política algo más pequeño, rudimentario e inofensivo. La posibilidad de que el líder de un partido imputado, porque se ha comido el papel que buscaba la poli, no pudiera ser presidente del Gobierno. Que el resto de partidos le tratara como el responsable de un partido imputado. Que en su propio partido se le tratara como el responsable de un partido imputado.
Ya que no existe la responsabilidad, quedaría bien un poco de bochorno.

CTXT  DdA, XIII/3327

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario