miércoles, 29 de junio de 2016

RESACA POSTELECTORAL

Jaime Richart


No es nuestra actitud la de quien no sabe perder. Es la duda sólida de quienes, ya hartos de sentirnos gobernados durante años por gentuza dedicada al latrocinio metódico, al saqueo científico de las arcas públicas, a la trapisonda, a la mentira, a la simulación, al abuso, al caciquismo y a la asquerosa zafiedad... nos encontramos primero con sospechas, luego con indicios y luego con pruebas de que aquí ha habido, no un pucherazo sino un "amañazo" electoral. Los resultados electorales en conjunto y en circunscripción por circunscripción son el producto de operaciones redondeadas aritméticamente por quienes han manejado el recuento de los votos en las delegaciones de gobierno primero y en el ministerio del interior después; redondeadas con la minuciosidad del comerciante marrullero que resta aquí y suma allí el mismo tanto por ciento por artículos y por secciones.

Esto es así, o ésa es nuestra convicción, que viene a ser una misma cosa. Pero no tenemos más remedio que resignarnos, hacer una inútil impugnación de las elecciones o salir a las calles para hacer la revolución. El caso es que si el resultado electoral fuese normal, no tendríamos más remedio que dirigir el foco hacia el electorado para interrogarnos sobre su catadura. Porque, aparte de lo dicho, lo cierto es que la culpa es de 7 millones de personas que, despreciándose a sí mismas por miedo, por indiferencia o por estupidez nos han llevado al resto a maldecirlas por haber decidido miserablemente, una y otra vez, el destino de este país.

Perfectamente localizados esos votantes entre los muy  acomodados, los panzistas, los codiciosos, los chulos, los proxenetas sociales,  los cínicos, los hipócritas, los prepotentes y los capaces de coger una pistola cuando oyen la palabra "cultura" (como dijo un fascista del franquismo), nos obligan al resto a renegar de ser español con la misma fuerza centrífuga con la que vive actual y mayoritariamente Cataluña. Militantes y votantes de traje impecable y corbata, o con camisa rosa de manga larga a guisa de uniformes (ellos); rubias de bote, mayormente con falda, enjoyadas o bisuteadas según la edad (ellas), que han vuelto a entregar el país a malhechores permitiendo encima que sigan interfiriendo cómodamente en la acción de una Justicia ya demasiado maltrecha por culpa de ellos mismos.

DdA, XIII/3310

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario