martes, 31 de mayo de 2016

PP (DERECHA)Y CIUDADANOS (NUEVA DERECHA), CONTRA LA ESCUELA PÚBLICA

Rafael Jiménez Claudín

La educación pública ha atravesado periodos de alto reconocimiento en España y es recurrente recordar cómo en los pueblos más pequeños se podían encontrar maestros entregados a que los más pequeños del lugar adquirieran conocimientos suficientes para poder dar el paso siguiente en la capital respectiva, o cómo tras la universalización de la enseñanza gratuita conseguida en 1990 con la Logse se produjo un incremento notable de la educación infantil, que repercutió posteriormente en los demás ciclos educativos.
Tres Cantos: colegio público Enrique Tierno Galván
Tres Cantos: colegio público Enrique Tierno Galván
Viene este recordatorio a cuento de lucha que siempre ha desarrollado la derecha política española por mantener la educación en el ámbito de lo privado, debido al concepto de que la educación más allá de las cuatro reglas solo es útil para quien tendrá después medios para rentabilizarla, y eso solo puede corresponder a las clases pudientes.
Esa teoría, aplicada con carácter general por la derecha cavernícola, urbana o rural, ha tenido aun más predicamento cuando se trataba de mujeres, ya que incluso las de buena posición no necesitaban saber filosofía para ser buenas amas de casa, y para su soltería bastaba con una academia de mecanografía que las permitiera ser buenas secretarias, reservándose la educación superior para hijas que tuvieran que asumir responsabilidades en empresas familiares a falta de hermano varón que asumiera la herencia.
Pero desde la aprobación de la citada Logse, la derecha española tuvo más difícil ese empeño de circunscribir la enseñanza de calidad al ámbito privado, y a pesar del empeño de Alianza Popular primero, el Partido Popular después, siempre apoyados por la jerarquía eclesiástica en su parcela de la enseñanza en centros de ideario religioso, la enseñanza pública alcanzó predicamento y los primeros gobiernos socialistas dedicaron presupuestos suficientes para que alcanzara cotas altas de calidad y gozara de las preferencias de los padres de las nuevas clases medias que aparecían en la España más modernas.
El nivel adquirido en dotaciones presupuestarias impidió después a los gobiernos del Partido Popular echar abajo la educación con recursos públicos, pero sí fueron capaces de lanzar nuevas políticas bajo el paraguas de la enseñanza concertada, que ponía a disposición de colectivos selectos recursos públicos para montarse sus propias escuelas y con su propio ideario social y religioso.
La coexistencia de ambos sistemas, pública y concertada, debía desarrollarse sin menoscabo de una u otra, pero ese objetivo se vino abajo con los periodos de crisis económica que se han sucedido en España, y con la solución de recortes en el gasto público llevada a cabo por la derecha política, que en el ámbito de la educación ha gravitado más sobre la escuela pública, y prueba de ello es la “Marea verde” que comenzó a invadir las calles de las principales ciudades para luchar contra la disminución de personal y el cierre de centros educativos.
Y cómo hacerlo entonces para no levantar en lo posible a padres y profesores ha sido motivo de dedicación de ministros, consejeros y concejales del Partido Popular durante los doce años en que han tenido en sus manos el Gobierno de España y de los más de cuarenta años en que han gobernado muchas comunidades autónomas, en los que han conseguido además establecer mecanismos de subvención pública de la enseñanza privada difíciles de modificar sin afectar a miles de familias que optaban por esa opción por considerar que alejaban a los hijos de los peligros, en algunos casos hay que reconocer que ciertos, de los centros públicos en la enseñanza secundaria.
Pues un buen ejemplo de cómo se lleva a cabo esa política de desmantelamiento paulatino de la enseñanza publica en favor de la privada lo tenemos en el municipio madrileño de Tres Cantos, uno de los de mayor renta de España y donde el precio de la vivienda se ha mantenido a pesar de la burbuja inmobiliaria.
Paso a transcribir el correo que me llega del grupo de concejales de Ganemos Tres Cantos, segunda fuerza política en el Ayuntamiento tras las últimas elecciones municipales, que tienen como portavoz precisamente a una profesora de instituto, María Jesús Martín Díaz.
La educación pública siempre ha gozado de una excelente salud en nuestro municipio. Es una educación pública de gran calidad, pero los gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid y de Tres Cantos se han empeñado, en la última década, en someterla a una cirugía que la está desangrando, porque han hecho una apuesta descarada por la escuela privada-concertada, desde la cual se pueden potenciar los negocios en la educación.
Desde la instalación y creación de dos colegios privados-concertados, Nuestra Señora de la Merced en 2004 y Humanitas Bilingual School en 2011, en nuestro municipio se han suprimido 25 grupos en los nueve centros públicos y ya son cinco los colegios que han perdido una línea, pasando de línea 2 a línea 1. La línea hace referencia al número de grupos de niños de 3 años, primer nivel que cursan en los colegios y que lógicamente repercute en todos los niveles posteriores. Por esta razón se denomina linea, porque afecta desde el primer curso de Infantil hasta el último de Primaria.
El año pasado por estas fechas, en medio del proceso de escolarización, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, sorprendió enormemente a toda la comunidad educativa tricantina abriendo una nueva línea en cada uno de los centros concertados, que pasaron de línea 3 a línea 4. Hecho que no tenía ninguna justificación. Ni siquiera el número de solicitudes que había recibido estos centros lo justificaba, en caso de que esto fuese una justificación.
Para que no se vuelvan a repetir situaciones como la anterior, Ganemos Tres Cantos presentó ayer en el Pleno del ayuntamiento una moción para instar a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid a la paralización, el cese y la supresión de cualquier concierto de nuevas unidades, tanto para educación infantil de 3 años como de cualquier curso de las etapas de infantil y primaria, en los dos centros privados concertados de Tres Cantos, y a que cese la supresión de unidades y plantillas de profesorado en los centros públicos de Tres Cantos y se recuperen los grupos y plantillas de profesorado que se han perdido.
La oferta en los colegios públicos de la localidad de Tres Cantos puede cubrir con creces las necesidades de escolarización y, por tanto, no se justifica la creación y el concierto de nuevas líneas, la apertura de nuevas unidades concertadas, en el Humanitas y en Nuestra Señora de la Merced, mientras hay cinco colegios públicos que han perdido oferta educativa.
La moción no salió adelante porque PP y Ciudadanos decidieron apoyar sin tapujos a los centros privados concertados frente a la escuela pública de nuestro municipio. PSOE apoyó la moción de Ganemos Tres Cantos. La moción recibió 10 votos a favor y 10 votos en contra. Decidió el voto de calidad del alcalde.
Así se gestiona ahora la educación publica y concertada desde la derecha más reaccionaria del Partido Popular y la nueva derecha de Ciudadanos.

                           DdA, XIII/3283                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario