domingo, 10 de abril de 2016

LO QUE VICENT LE DICE A UN ACADÉMICO A PROPÓSITO DEL EXABRUPTO

Lazarillo

Si hoy he buscado el artículo de Manuel Vicent en el diario El País es porque sospechaba que su habitual columna dominical iba a tener posiblemente la dirección que finalmente he podido comprobar. Este Lazarillo piensa que la agresión verbal perpetrada por un académico recental de la RAE, con el expreso objetivo de ofender a la alcaldesa de la ciudad donde este escritor tiene su residencia, merecía el artículo que mi estimado don Manuel suscribe hoy en el mencionado periódico. Claro que la columna de Vicent sobrepasa al no mentado y afecta a cuantos, en cualesquiera de los ámbitos de la vida política y social buscan ese tipo de resonancia mediáticas con inmediata repercusión en las redes sociales, en lugar de buscar la resonancia magnética para descubrir si es odio o frustración lo que arrastra uno por dentro. Magnífico Vicent, aunque me temo que nunca llegará a académico de la RAE como su exjefe Cebrián, a quien sobrepasa largamente en méritos y agudeza:

El exabrupto que suelta un personaje ilustre, sea artista o intelectual; la basura infame que expande un programa de televisión; la idiotez que emite en una tertulia el pelanas más inane, toda esa excrecencia humana está irremisiblemente condenada al éxito. Cualquier insulto que lances en público en un momento de cabreo siempre encontrará un número de oyentes o lectores que estén de acuerdo, y si eres conocido te abordarán por la calle para felicitarte. Lo que importa hoy es la resonancia. Nada más fácil. Se han colapsado las centralitas, se decía antiguamente como prueba del impacto de un suceso; ahora, el nivel de un agravio solo se mide por su capacidad de incendiar las redes sociales. La cultura y la política española están pobladas de gente airada, de cualquier edad e ideología, que compite por ocupar como héroe del día la plataforma digital a cambio de exhibir las vísceras. La ira es una corona que sienta muy bien en la cabeza de los jóvenes, pero nada hay más patético que un viejo cabreado, y mucho más si es un escritor, intelectual o artista pasado de época, que busca la resonancia mediática dando lanzadas. A una edad, la única resonancia favorable es la magnética, que se utiliza para detectar algún deterioro interior del cuerpo, pero a veces sucede que uno cree que es cólera contra la injusticia lo que en el fondo solo es odio enfrascado contra uno mismo al verse tan viejo en el espejo. La propia imagen deteriorada te obliga a recordar la seducción, los sueños y el humor perdidos, lo bien que escribías, pintabas, ligabas cuando eras un joven radical de izquierdas. Podrías creer que con asaltos coléricos vas a recuperar protagonismo y resonancia en la Red, pero, lo dicho, un viejo solo debe buscar la resonancia magnética para descubrir si es odio o frustración lo que arrastra uno por dentro.

DdA, XIII/3249

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario