martes, 1 de marzo de 2016

HAY QUE LEER "LA DESFACHATEZ INTELECTUAL" PORQUE EN ESPAÑA ES MUCHA


Félix Población

No he leído todavía el libro que acaba de sacar a la calle ediciones La Catarata, una empresa caracterizada por su excelente catálogo de publicaciones sobre problemas políticos y sociales de nuestro tiempo, pero estoy convencido de que La desfachatez intelectual: escritores e intelectuales ante la política es el ensayo que muchos esperábamos acerca de una cuestión que a mí personalmente me desazona en extremo y puede que en exceso. 

Lo firma Ignacio Sánchez Cuenca, profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid, y autor de numerosos libros y artículos académicos sobre violencia política, teoría de la democracia, política comparada y política española. Sus últimos libros son Atado y mal atado. El suicidio institucional del franquismo y el surgimiento de la democracia (Alianza, 2014) y La impotencia democrática. Sobre la crisis política española (Los Libros de la Catarata, 2014). Es colaborador habitual del periódico digital infoLibre y de la revista digital CTXT. En el primero de estos medios se dio recientemente un adelanto de libro que acaba de publicarse, del que ofrezco un fragmento para ratificar el interés que siento por el mismo. En este caso, el autor analiza una oponión de Fernando Savater acerca de la tauromaquia:

"Fernando Savater intervino en un programa televisivo sobre la tauromaquia y tuvo la ocurrencia de defender las corridas de toros en estos términos: Si a algunos de los seis millones de parados que hay en este momento en el país se les ofreciese llevar la vida que lleva un toro bravo, es decir, vivir en uno de los paisajes más hermosos del mundo durante prácticamente toda su existencia, tratado con mimo y con todo tipo de comodidades, perteneciendo a una especie de la que solo una ínfima minoría va a ir a la plaza y, luego, como pago de eso, solamente pasar los últimos quince minutos de la vida malos, que son probablemente muchos menos de los que probablemente pasaremos nosotros en nuestra vida, habría gente, a montones, que por tener esa oportunidad aceptaría la vida del toro bravo.

Resulta difícil imaginar qué imagen del parado pueda tener Savater. Parece pensar que se trata de un ser desesperado, incapaz de defender su dignidad, que con tal de llevar una buena vida está dispuesto a ser la víctima de una sesión letal de tortura, realizada además en público, a la vista de sus conciudadanos, en medio de un jolgorio. Un argumento como este produciría incomodidad incluso en una discusión de bar. Supongo que hay muchas razones para defender la “fiesta nacional”, pero, de todas ellas, esta es acaso la más mostrenca".

Como comprobamos a diario, según leo entre las razones por las que este libro de Sánchez Cuenca es de muy viva actualidad, la desfachatez intelectual está muy extendida en nuestra esfera pública. Muchos de los intelectuales españoles de mayor prestigio y visibilidad, casi siempre escritores y hombres de letras, se caracterizan por participar en el debate político con ideas superficiales y frívolas, expuestas en un tono tajante y prepotente. "La desfachatez intelectual se sostiene sobre una impunidad generalizada, que nace de la ausencia de una crítica explícita a las opiniones de las principales figuras de nuestra clase intelectual. En este libro se presentan abundantes ejemplos de opiniones mal planteadas, sin atención a los hechos ni a las reglas básicas de la argumentación, en temas diversos como el nacionalismo, el terrorismo y la crisis. Nuestros intelectuales de mayor fama no salen bien parados. Frente a la figura del intelectual que pontifica sobre cualquier asunto, se apuesta por una esfera pública más plural, menos personalista y con filtros más eficaces que eleven el nivel de nuestro debate político".

Después de haber tenido que soportar y seguir soportando lo antedicho durante tantos años y de modo tan pertinaz, parecía más que de higiénica necesidad que alguien como el reputado profesor Sánchez Cuenca tuviera el valor y la dignidad intelectual de reflejarlo con un libro y un título tan rotundo como transparente. Estoy deseando charlar con él sobre la cuestión. Espero que sea pronto. 

+@Una entrevista recomendable con Sánchez Cuenca para entrar en harina: "Hay que acabar con la cultura de amiguetes". CTXT

DdA, XII/3228

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario