miércoles, 17 de febrero de 2016

TELEMADRID COMO EJEMPLO DE ESPERANZA AGUIRRE

Félix Población

Es mucho dinero sin duda, pero es mucho más si se tiene en cuenta lo que ese dispendio -unido a una programación descaradamente partidista- trajo consigo. Según cuenta hoy Eldiario.es, Telemadrid pagó desde 2004 más de 16 millones de euros a periodistas y medios afines al Partido Popular, entre los que figuran Fernando Sánchez-Dragó, Ernesto Sáenz de Buruaga, Hermann Tertsch y El Mundo Televisión

Luis Lomabardo, presidente del comité de empresa de la citada televisión pública, expuso estos datos durante su comparecencia en la Asamblea de Madrid a petición de Podemos. Bien a través de sus productoras, por colaboraciones o por la presentación de determinados programas, Telemadrid premiaba generosamente la fidelidad de los antedichos al gobierno regional mientras ese medio público no dejaba de perder audiencia e ingresos por su nefasta y sectaria programación, lo que llevaría consigo a plantear un expediente de regulación de empleo (ERE) que acabó con el despido de más de 800 trabajadores. 

La productora del periodista Ernesto Sáenz de Buruaga se embolsó 8,6 millones de euros. Él, personalmente, facturó cerca de 970.000 euros a la cadena. Hermann Tertsch cobró un millón de euros por sus colaboraciones y la productora de Sánchez Dragó consiguió hasta 2,8 facturando programas a 100.000 euros, según el comité de empresa de la cadena pública.

Dado que todo empezó con el desembarco de Esperanza Aguirre a finales de 2003 como presidenta de la Comunidad de Madrid, tras el escándalo del tamayazo, la información que facilita Lombardo es especialmente significativa en el momento en que Aguirre acaba de dimitir como presidenta del Partido Popular de la región por la gravedad de las informaciones publicadas en torno a la corrupción que afecta al PP, según sus propias palabras. Aparte de las dispendiosas remuneraciones apuntadas, es de recordar la inversión que esa televisión pública hizo para un film de José Luis Garci, Sangre de mayo, realizada a dedo, sin concurso público y con informes que la desaconsejaban, que sumó 17 millones de euros y que nadie que conozca ha visto. 

Si así se gestionó un medio de comunicación público desde el gobierno de la señora Aguirre, un medio cuya programación y administración llevó a más de 800 trabajadores al paro, parece lógico que con todo lo que está pasando ahora con la corrupción en el Partido Popular haya dirigentes que reclamen una purga. Puede que sea demasiado tarde, aunque aún así a don Mariano le sigan la corriente cuando dice que quiere gobernar. En todo caso, la desbandada de militantes del PP en las comunidades de Valencia y Madrid ya se está dejando notar, según publican hoy varios medios.

DdA, XII/3216

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario