jueves, 25 de febrero de 2016

PSOE: CUANDO NAVEGAS ENTRE DOS AGUAS, LO MÁS PROBABLE ES QUE TE AHOGUES

 Podemos ya tiene arsenal para bombardear a Sánchez. No tiene sentido irte a Lisboa a escenificar tu amor por una aventura de izquierdas y acabar en brazos del yerno perfecto de Barcelona.

Javier Gallego
 
Les está quedando un folletín romántico muy entretenido a nuestras fuerzas políticas. Sánchez anuncia su compromiso nupcial con Rivera y, como era de esperar, Iglesias se despecha y deja la mesa de negociaciones, o sea, la cama del amante, con las sábanas recién estrenadas. Como inicio del novelón que nos espera los dos próximos meses, que ya no nos los quita nadie, no está nada mal. Lo podría firmar Corín Tellado. Porque a Balzac o a Clarín no llega.
No obstante, es muy decimonónico todo. El acuerdo prematrimonial entre Sánchez y Rivera es un matrimonio de conveniencia para contentar a los padres del novio, quien a su vez, intenta darle celos a su díscola pretendiente de la coleta para someterla. Que hay mucho paripé y estrategia en el compromiso entre Ciudadanos y PSOE lo dicen las matemáticas. Ni en la calculadora de Felipe González y Cebrián, la suma de 90 más 40 da la mayoría absoluta de 176. Pero a quién le importan los números si todo esto es un numerito.
Es un numerito que no da para formar gobierno pero se hace para obligar a formarlo. No vale para nada pero sirve para algo. Para contentar al ala derecha de la casa rojilla y para dejar la pelota en el tejado de Podemos. Le han dado la vuelta al “no eres tú, soy yo” para convertirlo en “no soy yo, eres tú”. Eres tú, Pablo, que no quiere y nos vas a obligar a ir a unas elecciones. En efecto, por ahora Pablo no quiere y se ha ido dando un portazo. Ya le torearon con la composición de la mesa del Congreso, con los grupos parlamentarios, con la posición de sus escaños en la Cámara, y ahora esto.
Podemos también le ha hecho varias envolventes al PSOE para dejarlo fuera de juego porque, seamos justos, en los triángulos amorosos, nadie es inocente. Le exigió demasiado al novio, le dejó en evidencia delante de los padres y se ha hecho tanto de rogar, que al final el otro ha ido a lo práctico antes que a lo romántico. Se ha ido de nuevo a la derecha, en lugar de arriesgarse a vivir el romance con la joven de izquierdas, que en Ferraz suena a locuras de adolescencia, como han dicho los abuelos de la cosa.  
Por ahora van ganando ellos en el corazón de Pedro. Pero no creo que tanto en el corazón de la militancia del PSOE que estos días tiene que votar los pactos. Los pactos, así en abstracto, que es como va a preguntarlo Ferraz, muy ladinamente. Por eso también se levanta Podemos de la mesa, para que no les quepa duda a los militantes socialistas que lo que van a votar es el pacto con Ciudadanos, a los que Sánchez llamaba en campaña “la marca blanca del PP”.
El problema del PSOE es que tiene que hacer demasiados equilibrios entre sus élites, sus bases, sus principios y sus finales. Así que les sale un mejunje como el que han firmado con Rivera que parece un paso adelante pero puede acabar siendo un traspiés porque no suma para la investidura pero puede restarle en unas elecciones mucho más que a Ciudadanos. Estos quedan como el partido centrado que intenta facilitar un gobierno a derecha e izquierda, pero los socialistas quedan una vez más como el partido que vuelve a traicionar sus raíces e incumple sus promesas.
Para empezar, en el acuerdo con los naranjas, han dejado fuera la derogación de la reforma laboral y la Ley Mordaza y han incluido, con otro nombre, el polémico contrato único de Rivera. Podemos ya tiene arsenal para bombardear a Sánchez. No tiene sentido irte a Lisboa a escenificar tu amor por una aventura de izquierdas y acabar en brazos del yerno perfecto de Barcelona. Cuando navegas entre dos aguas, lo más probable es que te ahogues.

Eldiario.es  DdA, XII/3223

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario