lunes, 25 de enero de 2016

RAJOY APELA AL MIEDO Y SÁNCHEZ SIGUE MANIATADO

Félix Población

Después de su primera vista al rey como líder del partido auténticamente ganador de las pasadas elecciones -de la nada a 69 escaños en dos años de historia-, Pablo Iglesias dio jaque a Rajoy y a Pedro Sánchez para que salieran de su inmovilismo. Al primero le obligó a no presentarse en principio a su investidura, aunque lo correcto hubiera sido retirarse, y al segundo a decidir con quién está, si con un Partido Socialista que haga honor a su nombre y a lo mejor de su historia o con quienes dentro del mismo apetecen la gran coalición con el Partido Popular. 

Don Mariano, con una táctica trilera impropia del cargo que ocupa, está a la espera de lo que decida Sánchez, y en manos de éste está el ser o no ser del PSOE en el porvenir, porque lo que parece claro es que una alianza con la derecha rompería al partido de Pablo Iglesias Posse y lo dejaría a la baja altura del PASOK griego. Como don Mariano sabe esto último, no ha dejado estos días de retornar a la prédica del miedo ante la posibilidad de que los más de once millones de votos cosechados por el PSOE, Podemos e Izquierda Unida hagan posible un gobierno de izquierda. Si cunde el miedo, ganaría dos cosas: seguir gobernando y que el Partido Socialista -haciéndolo posible- quedara deshecho.

El jaque de Iglesias Turrión a Sánchez para que se libere del felipismo en extinción y acepte un gobierno de izquierda junto a Izquierd Unida, lo encajó bien en principio el secretario general del PSOE, pero luego hubo de pasar por Ferraz para que la vieja guardia calificara el ofrecimiento de humillante y chantajista, cuando lo auténticamente humillante fue la histórica pérdida de votos sufrida por el Partido Socialista el 20-D, debida en buena parte a esa vieja guardia tan ofendida.

El presidente del Gobierno en funciones, por su parte, apeló en Córdoba a la mayoría absoluta de su partido en el Senado como muralla para frenar las políticas de un posible gobierno de izquierda: "No podrán gobernar porque tenemos la mayoría en el Senado", dijo. “Pase lo que pase, la mayoría absoluta del Partido Popular en el Senado, el primer puesto en número de diputados del PP en el Congreso, es garantía de que aquí no se van hacer disparates. Es garantía de que se va a defender la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los españoles y la recuperación económica".

Don Mariano debe saber, a menos que el apego al poder haya extraviado sus facultades intelectuales, que el control del Senado con mayoría absoluta del PP solo podría suponer el retraso un máximo de dos meses en la aprobación de cualquier procedimiento legislativo ordinario: Si el Senado introdujera veto o enmienda, el texto ha de volver, junto con un mensaje motivado, al Congreso de los Diputados para su eventual ratificación. El Congreso de los Diputados puede aprobar o rechazar las enmiendas del Senado por mayoría simple de sus miembros, y levantar el veto por mayoría absoluta o bien por mayoría simple una vez transcurridos dos meses desde la interposición del mismo (artículo 90.2 de la Constitución y artículos 121, 122 y 123 del Reglamento del Congreso de los Diputados)."
 
Me parece auténticamente bochornoso que ante la lúcida diligencia de planteamientos y decisiones esbozada por el líder de Podemos luego de su visita a Felipe VI, remangado y en camisa, los dos partidos que se han turnado en el gobierno de España a lo largo de más de treinta años y son responsables de lo que hay, reaccionen tal como lo están haciendo: la derecha, recurriendo al miedo, herramienta clave de las dictaduras (financieras o no), y el Partido Socialista maniatado por sus pugnas intestinas, sin decantarse por el criterio de esa mayoría de su votantes que quieren el cambio y lamentaría un partido roto y a la deriva. 

+@Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, primer aviso, por Rafael Jiménez Claudín.PERIODISTAS EN ESPAÑOL

DdA, XII, 3194

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario