viernes, 11 de diciembre de 2015

PLAZAS, VOCES, VOTOS Y ADVERSARIOS

Enlace permanente de imagen incrustada

Félix Población

La foto ilustra uno de los mítines de Podemos, en este caso en Las Palmas. No se trata de una imagen rara en cuanto a la expectación que este partido está despertando en las plazas de España. Se repite allá donde se presenta Pablo Iglesias. Tanto en los platós como en las plazas, el líder de Podemos despierta un inusitado interés entre los ciudadanos. Lo reconozcan o no sus adversarios políticos o lo medios de comunicación partidistas, habría que remontarse a los primeros mítines de la Transición para encontrar acogidas tan entusiastas como las que suscita el secretario general del nuevo partido. 

Hasta que no tuvimos constancia de esos aforos al completo, Podemos figuraba en las encuestas a la cola de las cuatro formaciones políticas cuyos líderes aspiran a La Moncloa. En cuanto se inició la campaña electoral, parece como si las encuestas hubieran tomado nota de los gentíos que concita Pablo Iglesias, así como de sus éxitos en los platós televisivos. Por consiguiente -que diría don Felipe González-, Pedro Sánchez Pérez-Castejón se ha puesto muy nervioso y su jefe ha vuelto a referirse a una posible pinza, en esta ocasión entre Podemos, Ciudadanos y el Partido Popular, para diezmar las expectativas de voto de su partido. 

No debería haber recurrido González a ese argumento, como tampoco a sus desaforadas críticas al partido de Iglesias, propias del más rancio conservadurismo. Es muy probable que el PP logre el mayor número de votos el 20-D, pero estoy por asegurar que los otros tres partidos podrán evitar un nuevo gobierno conservador si su objetivo es cumplir lo que pregonan ahora como propaganda electoral.

El adversario político claro del PSOE, Ciudadanos y Podemos debería ser el Partido Popular, por su deplorable gestión durante la pasada legislatura, pero ninguno de los tres partidos lo tiene tan en cuenta como debería porque saben que la mayoría de los  votos que necesitan no la encontrarán entre el electorado  del PP. Tanto Ciudadanos como Podemos confían en recolectar muchos votos socialistas, pero no me parece que el Partido Popular tenga las mismas posibilidades en ese campo, tal como ocurría en anteriores comicios con aquel electorado turnante que se pasaba del PSOE al PP y viceversa.

En cuanto al entusiasmo real que ha despertado Podemos en esta campaña, podrá o no reflejarse en la urnas, pero las plazas llenas y las muchas voces en alto están dando indicios de una posible y real remontada que a lo mejor ha querido glosar don Mariano diciendo aquello de que "puede haber sorpresas".

DdA, XII/3153

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario