martes, 29 de diciembre de 2015

ARDE CANTABRIA Y RAJOY NI HA LLAMADO A REVILLA

Félix Población

Hace unos días, cuando de modo insólito al inicio del invierno comenzaron los incendios forestales en Asturias con incidencia múltiple, al unísono y en puntos muy distantes -extendidos luego por toda la cornisa cantábrica, salvo Galicia-, el presidente de la citada comunidad no se expresó con la misma contundencia que lo hizo ayer el de Cantabria: casi todos los fuegos han sido intencionados. Desconozco por qué el señor Fernández se mostró tan remiso a la hora de evaluar las causas. 

Lo cierto es que el señor Fernández estaba ayer en Madrid, a la vera de Susana Díaz y atendiendo a sus intereses de partido, en lugar de encontrarse en su región, donde las llamas seguían abrasando los montes. Miguel Ángel Revilla hacía algo muy distinto en Cantabria, interesándose por el trabajo de quienes participaban en sofocar el fuego y dando cumplida información a los medios de que ese interés no era demagogia. Lo demostró ofreciendo cumplida y detallada información de los hechos en unos de los informativos de Cuatro, circunstancia que el presentador aprovechó  para que el presidente cántabro diera su diagnóstico acerca de lo que va a pasar con los resultados de los últimos comicios: “Habrá nuevas elecciones –dijo el siempre perspicaz Revilla- porque los pactos son imposibles”.

Gracias a don Miguel Ángel nos enteramos de que el presidente del Gobierno en funciones, don Mariano el Simple, no ha tenido la delicadezade llamar por teléfono al presidente de Cantabria interesándose por los efectos de los incendios en aquella región. Es de recordar que en Asturias falleció un piloto de helicóptero que trabajaba en las tareas de extinción del fuego en Parres, sin que apareciera en los medios una sola nota oficial de pésame por el hecho, salvo la de Pablo Iglesias, publicada en las redes sociales. No tenía ningún sentido hacerlo una vez celebradas las elecciones y sin posibilidad de ganar votos.

PS.- Las últimas crónicas hablan de que la lluvia caída esta noche ha sido muy benefactora para acabar con el fuego, pero no deberíamos seguir a expensas de lo que depare la pródiga naturaleza. Nuestros bosques merecen mucha mayor atención de la que se les presta. ¿Sabremos finalmente cómo se pudo originar esta quema invernal, masiva y coincidente a lo largo de la cornisa cantábrica y la identidad de algunos al menos de los culpables?  



DdA, XII/3171

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario