miércoles, 4 de noviembre de 2015

PAYNE SE OLVIDA DE LAS LEYES ANTISEMITAS EN LA BIOGRAFÍA DE FRANCO

 Payne nunca reconoció la colaboración del franquismo con el nazismo en el Holocausto

Cristina Calandre Hoenigsfeld

Hace aproximadamente un año, en septiembre del 2014, el hispanista neofranquista Stanley Payne, catedrático de la Universidad de Wisconsin-Madison, publicó, junto al periodista Jesús Palacios , el libro Franco, una biografía personal y política, editado por Espasa. Es conocida la postura neo franquista de Payne y su defensa del régimen franquista, al que siempre calificó de “autoritario” y no de “ totalitario”. Tampoco reconoció que el franquismo había sido un régimen colaborador del nazismo en el Holocausto, entre otras cosas, publicando y aplicando leyes antisemitas.
Él es de la teoría, como otros historiadores franquistas (Luis Suarez, etc.), de que Franco salvó a muchos judíos de la Shoah, a través de sus diplomáticos, en base al reconocimiento de la nacionalidad española de los sefarditas (página 108).
He de reconocer que no supe del nuevo libro de Payne y Palacios hasta ver un dossier especial haciendo su crítica, publicado hace unos días, en la revista electrónica de la Universidad Carlos III Hispania Nova, en un número extraordinario, coordinado por el prestigioso historiador Ángel Viñas, con motivo del 40 aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco y en donde participan numerosos y prestigiosos historiadores.
A mí me gustaría añadir en la crítica al libro de Payne-Palacios que no reconoce las normativas antisemitas franquistas, y que en septiembre del 2014, cuando fue publicado, ya estaban bien documentadas y publicadas por mí las normativas antisemitas franquistas de paso de fronteras y de depuración del Colegio de Médicos, ambas de 1939 y en las que participan los ministros franquistas y antisemitas Gómez Jordana y Serrano Suñer.
Así, además de ser publicadas en muchas páginas webs (Lqsomos, Diario del Aire, Equipo Nizcor, etc.) y en una carta al director del periódico El Mundo, dichas normativas aparecieron en las actas del I Congreso de Víctimas del Franquismo, que tuvo lugar en Madrid, publicadas en agosto del 2013, donde yo comento la de depuración de médicos, del 6 de octubre de 1939, firmada por Ramón Serrano Suñer; también las nombro en la entrevista que me hicieron en Radio Sefarad ese mismo año, en la web de la asociación judeo-catalana “Mozaika” y en mi web “hoenigsfel.com”.
Luego, ya posterior a la publicación del libro de Payne-Palacios, han sido reconocidas dichas leyes en el año 2015 en el libro del historiador catalán Josep Calvet Huyendo del Holocausto, segunda edición, en el portal sobre el Holocausto de la Comunidad Europea, en el apartado dedicado a España (EHRI) y recientemente en el libro de Ángel Viñas La otra cara del caudillo, de editorial Crítica.
Por todo ello, escribí hace dos días un correo al profesor Payne, donde le envié mi último artículo publicado sobre este tema, “Reconocimientos ante las normativas antisemitas franquistas”, y él me contestó inmediatamente, dándome las gracias.
Espero que de ahora en adelante, cuando escriba sobre este tema, deje de tergiversar la verdad histórica de la naturaleza fascista, totalitaria y antisemita de la dictadura franquista, más teniendo en cuenta que es académico correspondiente de las Reales academias españolas de Historia y de Ciencias Morales.
En el caso de que no lo haga, me veré obligada a denunciarle por ir contra la memoria y la Historia de la Shoah, donde fueron exterminados 18 de mis antepasados judíos, como ya he denunciado en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo a tres proyectos sobre España y el Holocausto, que no incluían dichas normativas antisemitas franquistas.
DdA, XII/3121

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario