miércoles, 25 de noviembre de 2015

MANUELA CARMENA, SU NIETA LOLA Y LOS QUE DAN ASCO

Foto de Manuel Lopez Fandiño Killo.

Félix Población

Con el agudo proceder que la caracteriza desde que hace muchos años empezó a publicar sus artículos en el diario El País, que en gloria esté, Maruja Torres ha tenido la perspicacia de buscar una larga conversación de hondo calado con una de las personas más dignas e interesantes que han accedido al menoscabado y adulterado territorio de la política española en los últimos años. La editorial debió de imponerle además que el nombre de la afamada periodista figurara en la portada a efectos comerciales y Manuela Carmena en el diván de Maruja Torres está ya en las librerías desde hoy mismo. 

Para mayor concurrencia en los puntos de venta, el libro arranca con una polémica en torno al supuesto cansancio de la alcaldesa de Madrid y a su también supuesto arrepentimiento por haberse metido en la harina política. Como hasta el momento no he leído el libro de Torres/Carmena, debo dar valor, sobre todo, a quiene me merece el máximo respeto y admiración por haber tomado la decisión -a su edad y con todo resuelto en su vida- de presentarse como canidata a la alcaldía de Madrid. Ha escrito Manuel Carmena en su cuenta de Facebook:
"Yo no soy una política profesional y no me gusta el clima de confrontación artificial que vivimos en la política. Acepté participar en un proyecto ciudadano que me convenció como oportunidad real para mejorar esta ciudad, y tomé la decisión sabiendo lo que podía perder. Por supuesto que a veces echo de menos el paraíso de mi jubilación, y que algunos momentos han sido duros, pero el balance es positivo: estoy muy contenta y satisfecha con el trabajo que estamos haciendo en el Ayuntamiento de Madrid y sé que vamos a hacer mucho más y mejor en los próximos tres años y medio. Muchas gracias por vuestro apoyo".

Maruja Torres, por su parte, se ha servido de su cuenta de Twitter para azotar a aquellos gacetilleros que, sin haber leído el libro, han expuesto esos titulares acerca del supuesto desánimo o hartazgo de la alcaldesa. Cuando Carmena habló de “rebobinar” -explica- Torres- lo hizo en un momento de desánimo, coincidiendo con los bochornosos ataques que sufrió por parte de la Brunete mediática a cuenta de sus vacaciones.

Leo que Maruja Torres se hizo eco de un tuit de Rosa María Artal poniendo la información publicada por El País como ejemplo del “vergonzoso el acoso que sufre [Carmena]“. Lo hizo la periodista para cargar contra su antigua casa con virulencia. Y es que en esa información no se incluía que, a pesar de ese momento de desánimo, Carmena no tenía ninguna intención de tirar la toalla, tal y como al parecer se dice en el libro. Este matiz se recoge también en la nota de prensa de la editorial donde se aclara que “toda esa parte negativa no le desengaña de algo que cree necesario”. Finalmente zanja el asunto recordando que la familia Polanco ya no controla el grupo Prisa. “Con su pan se lo coman”, sentencia.
Nada me ha parecido mejor, para ilustrar la verdad que confío encontrar pronto en el libro de Torres, que el texto difundido por la periodista en relación con la nieta de la alcaldesa durante sus vacaciones y que ilustra a su vez este artículo. La sensibilidad, inteligencia y humanidad de Carmena aflora con total evidencia en esas palabras. Cómo no sentir por lo menos desánimo ante ciudadanos que se expresan en esos términos ante quien ha decidido  "participar en un proyecto ciudadano que me convenció como oportunidad real para mejorar esta ciudad, y tomé la decisión sabiendo lo que podía perder". Me consta que muchos madrileños también sienten, como Manuela,  contento y satisfacción por el trabajo que está haciendo y puede seguir haciendo el Ayuntamiento que ella preside.

DdA, XII/3139

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario