jueves, 12 de noviembre de 2015

LOS CRÍMENES DE ARABIA SAUDÍ Y EL NUEVO ESCENARIO QUE SE ABRE EN SIRIA


Félix Población

“Podemos debe ir con un discurso ganador a las elecciones, está claro, pero debe saber preparar el camino para centrarse en las elecciones de dentro de cuatro años, unas elecciones donde tendrá un alto nivel de maduración organizativa. Y sobre todo, ya que será difícil la victoria electoral, hay que marcarse objetivos a corto plazo y el principal para ir derribando el sistema debería ser conseguir que se lleve a cabo el pacto entre PP y PSOE para desenmascarar de una vez esa falsa izquierda y derecha. Puede que las cosas se compliquen con el crecimiento de Ciudadanos. Yo opino que la única victoria posible de Podemos a corto plazo es esa, conseguir que se dé un pacto gubernamental nacional entre PP y PSOE, lo que se ha llamado los partidos de la casta”.

Ésta y otras opiniones no menos dignas de lectura e interpretación son las que pueden leerse en la jugosa entrevista que Eduardo Luque le hace en El viejo topo de este mes de noviembre al hasta ahora secretario local de Podemos en Tarrasa, Aníbal Baeza, obligado por razones de trabajo al exilio económico. Entiende Baeza que Podemos se ha centrado en las elecciones con el afán de ganar, pero ha olvidado algo tan trascendental como son las luchas sociales. Es preciso recuperar, en su criterio, o al menos reformular en el siglo XXI el concepto de clase social.

Otra entrevista que debe leerse atentamente es la que en ese mismo número 334 de la revista se hace a Miguel Manzanera Salavert por parte de Salvador López Arnal. Manzanera acaba de publicar su libro Atravesando el desierto. Balance y perspectivas del marxismo en el siglo XXI, donde propone una recuperación del marxismo como exposición sintética de los conocimientos científicos sobre la sociedad, con la perspectiva de una nueva sociedad socialista global. Para el autor, las ideas de Marx siguen siendo un horizonte insuperable de nuestro tiempo, porque son la expresión misma de la razón contemporánea.

El conflicto de Siria vuelve a ocupar las páginas de El viejo topo, con un análisis de la situación a cargo de Eduardo Luque y después de la septuagésima sesión de las Naciones Unidas, que puede cambiar en opinión del autor las razones de poder en Oriente Medio. Según Luque, el diálogo a varias bandas entre los presidentes de China, Rusia, el hindú Narend Modi, Bark Obama e incluso El Vaticano, permite alejar del escenario el riesgo de confrontación directa entre Estados Unidos, Rusia y China.

Otro artículo que merece ser destacado es el que Mark Aguirre dedica a Arabia Saudí, el país del mundo con más penas de muerte por habitante, cuyo monarca es un enamorado de España y amigo personal de Juan Carlos I, según publicó el diario El País cuando Salman bin Abdulaziz fue proclamado rey. “Si esto es así -escribe Aguirre-, me atrevo a sugerir a quien fuera jefe del Estado español que pida a su amigo que no crucifique a adolescentes por participar en manifestaciones. La mayor parte de los rebeldes sirios son saudíes o reciben armas o dinero saudí, apunta el autor del artículo. Lo mismo ocurre con el Estado Islámico y los militantes de Al Queida en Yemen. ¿No temen los príncipes saudíes que con la intervención armada rusa esos yihaidistas tengan que regresar a casa, si son derrotados en Siria, y actúen como bola de fuego por el efecto boomerang?

No puede faltar en la revista un análisis muy agudo y pormenorizado del resultado de las elecciones en Cataluña el pasado 27 de septiembre, que bajo el titular Entre el empate infinito y la ingobernabilidad considera de extremada complejidad el actual panorama, en el que ninguna fuerza política aparece con capacidad para ejercer de puente entre las dos Cataluñas. El éxito de Ciutadans en los distritos obreros, según Antonio Santamaría, indica que la presión secesionista puede provocar a medio plazo un movimiento de unificación en clave españolista.

DdA, XII/3128

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario