lunes, 30 de noviembre de 2015

JORDIO ÉVOLE: VOY A VER A MI BARÇA A PESAR DE SU PATROCINADOR

 Siempre que puedo voy a ver a mi Barça a pesar de su patrocinador. Estoy en contra de la dictadura, pero de boquilla. No hago nada. Y, por eso, también me critico.

Jordi Évole

Que si terrorismo amparado, dicen, por dictaduras árabes; que si corrupción sin parar, protagonizada por tantos políticos y más de un banquero; que si recortes y más recortes y, bueno, para qué seguir recordando lo que todos sabemos. ¿Pero qué hemos hecho los inocentes ciudadanos para merecer todo esto? Nada. Porque todos estamos en contra de las dictaduras, árabes o no; porque todos estamos en contra del mangoneo en la política y en la banca; porque todos estamos en contra de que nos recorten el sueldo. Toda la culpa es de los poderosos. Nosotros no podemos hacer nada. ¿Estás de acuerdo? ¿Tan poca cosa somos? ¿No podemos hacer alguna cosita, como protestar en público y no solo en privado? ¿Ni siquiera podemos retirar nuestra confianza a quien nos haya engañado (políticos, bancos, etcétera)? ¿Ni dejar de comprar en establecimientos denunciados por explotar al trabajador? ¿Ni dejar de ir al fútbol algún día porque no nos gusta que nuestro club mantenga amistades peligrosas? Si no tomamos estas pequeñas decisiones, ¿es culpa de los demás, de los poderosos? Creo que no. Y lo digo por experiencia: soy el primero que no las toma. No me gusto nada y, por eso, me voy a criticar en vez de criticar a los demás.
Me critico por no haber hecho nada tras leer que Arabia Saudí preside un comité de derechos humanos de la ONU. ¿Lo sabías? Igual sí y has hecho alguna cosa, pero yo no. No he colgado ni un cartel en el balcón de casa para protestar. Ni he montado una mani con cuatro amigos para dar a conocer la noticia a los vecinos de mi barrio que no tuvieran ni idea. Ni siquiera he escrito nada en Twitter, donde he preferido escribir sobre una peli muy divertida. Nada, no he hecho nada. Y no ha sido por culpa de ningún poderoso. Ha sido culpa mía.
Me critico por comprar ropa en H&M, multinacional que ha sido denunciada por explotación laboral. La autora de la denuncia es una bloguera noruega que curró en una fábrica en Camboya. Igual tú también has leído el caso pero has seguido comprando en esta cadena porque has llegado a la conclusión de que en todos los sitios cuecen habas y en algún sitio hay que comprar. Cuando imputan a un político pedimos que lo echen ya, pero si denuncian a una tienda que nos mola no la echamos de nuestra lista de la compra. Perdón, quise decir que yo no la echo de mi lista. Y no es por culpa de ningún poderoso.
Me critico por no haber cogido del banco ni siquiera cuatro cuartos y haberlos ingresado en alguna entidad de la banca ética. Mucho hablar de lo mal que se ha portado la otra banca, la tradicional, con el asunto de las preferentes, por ejemplo, pero no he movido ni un dedo ni un céntimo. Por otro lado, siempre que puedo voy a ver a mi Barça a pesar de su patrocinador. Estoy en contra de la dictadura, pero de boquilla. No hago nada. Y, por eso, también me critico.

El Periódico de Catalunya  DdA, XII/3144

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario