lunes, 19 de octubre de 2015

NO NOS ENGAÑEMOS: CIUDADANOS ES EL NUEVO PARTIDO POPULAR

Lo más revelador o significativo del debate de ayer en
Salvados, moderado por Jordi Évole, no estuvo en los puntos de vista expuestos por Rivera e Iglesias, sino en las declaraciones del presidente de BBVA acerca de cada uno de ellos. Al primero lo ve Paco González Rodríguez, alias Pelines Cogoteros, como presidente del Gobierno y ya se ha entrevistado con él por si pudiera serlo. Al segundo, en vez de juzgarlo, lo insulta. Que cada cual saque sus conclusiones. Las de este Lazarillo coinciden con las del firmante del siguiente artículo.
 
Basta investigar el origen de este partido emergente, para saber que en sus genes se esconde la derecha en estado puro, representada por un neoliberal llamado Albert Rivera disfrazado de centrista.

Fernando de Silva

O somos tontos, o nos lo hacemos, o no nos queremos enterar; porque observar con optimismo el ascenso de Ciudadanos, pensando que será la solución de todos nuestros males, es pecar de una ingenuidad impropia de unos ciudadanos que siempre nos hemos sentido pícaros, y más listos que los demás. Basta investigar el origen de este partido emergente, para saber que en sus genes se esconde la derecha en estado puro, representada por un neoliberal llamado Albert Rivera disfrazado de centrista, con una envidiable capacidad de transformismo camaleónico, que le permite atraer a votantes de cualquier tendencia política.
¿Alguien se ha preguntado por qué los principales medios de comunicación apuestan, un día sí y otro también, por el futuro de Ciudadanos, como el paradigma  de todo lo que se mueve en política? ¿Nadie ha pensado que es el mundo de las finanzas, propietario de hecho de la opinión de los medios escrito y audiovisuales, el más interesado en promocionarle?
Las encuestas pueden equivocarse, e incluso  sufrir manipulaciones, pero crean tendencia, y eso es lo que se pretende. El objetivo final es que gane la derecha, a cualquier precio, aunque cambie de nombre. Y no cabe duda de que si se confirman las últimas predicciones, el PP de Mariano Rajoy, el partido de las mentiras, de los engaños, de la corrupción, del IVA cultural, de los recortes en sanidad, en educación y en libertades ciudadanas, seguirá gobernando  con el apoyo más o menos explícito de Ciudadanos, que adornará su consentimiento con frases rumbosas, que solo se quedarán en eso, en palabras. Y cuando nos demos cuenta ya será tarde.
¿Donde está la izquierda? A juzgar por las encuestas del CIS es mayoría, y de ahí que los personajes políticos mejor valorados sean dos mujeres, Ada Colau y Manuela Carmena. Pero a la hora de la verdad, ante su incapacidad para entenderse y crear un frente común, con la antidemocrática aplicación del Sistema D´Hondt  es muy probable que se convierta de nuevo en una oposición incapaz de llevar a cabo sus políticas. Y perderemos de nuevo otros cuatro años.
¿Alguien se pregunta a quién votaban los actuales representantes de Ciudadanos antes de adscribirse a la nueva formación política? Al menos sabemos que Albert Rivera fue miembro de las Nuevas Generaciones del PP, y  que Inés Arrimadas, la vencedora en Cataluña, era incapaz de definirse en El Intermedio, diciendo que lo había hecho a “…todas las fuerzas políticas que nos pudiéramos imaginar…”; al menos “transparencia” y claridad no le falta.
Lo que sí está patente, y de ello tenemos algunos ejemplos en Asturias, es que el arribismo se pone de moda cada vez que surge una nueva formación política con aspiraciones reales de gobierno. Y muchos  parecen estar arrimándose ya al sol que más calienta.
Votantes de izquierdas, ¿cuándo aprenderemos a saber que nuestro sino no es votar a la derecha, o a algo que se parezca? Muchos lo hicieron en su día a Foro, y poco tiempo tardaron en saber que se habían equivocado. ¿Harán lo mismo ahora  con Ciudadanos? Está por ver.

DdA, XII/3108

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario