lunes, 28 de septiembre de 2015

NO VENCIÓ CATALUÑA, SEÑOR PRESIDENT

Félix Población

Ayer pudimos escuchar las valoraciones de los analistas de uno y otro sesgo -a favor y en contra de la independencia de Cataluña- y tengo la impresión de que unos y otros han vencido el 27 de septiembre, pero es evidente que como plebiscito los independentistas han perdido esas elecciones/trampa con las que se han enfrentado a la imposibilidad de verificar un referéndum.

Si sucio me pareció en su día el proceder del gobierno central permitiendo que el Tribunal Constitucional pueda ordenar la suspensión de los gobernantes que incumplan sus sentencias, sucio me resulta la convocatoria de unos comicios autonómicos a los que se quiere dar carácter de plebiscitarios. Ese carácter, a falta de los votos requeridos, lo dará una mayoría de escaños -algo que no puede ser plebiscitario-, aunque sea a costa de aglutinar a formaciones políticas ideológicamente contrarias. ¡Pues qué bien! ¿Qué puede salir de aquí? 

Nada bueno, sobre todo después de escuchar al president de la Generalitat afirmar exultante que ayer ha ganado Cataluña. ¿Alguien imagina, en cualquier nación del mundo, que el triunfo de su partido -pese a perder votos y en alianza con otros dos de carácter independentista- pueda ser interpretado por el presidente de esa nación como el triunfo de la misma? ¿Cómo se puede despreciar de ese modo a esa mayoría del electorado, residente en Cataluña y amante de su país, que no comparte los afanes de un president que ha de ser el de todos los catalanes?

Mucho me temo además que ayer, en lugar de vencer, Cataluña se ha metido en un callejón sin salida del que sólo se saldrá con un gobierno en Madrid que sepa curar heridas, las causadas desde La Moncloa y desde la Generalitat en estos años de mutuas ofuscaciones y cerriles acometidas, que ha tenido además por parte de ambas administraciones una misma política común en el recorte de derechos y prestaciones sociales. Está claro que ese gobierno deberá salir de las próximas elecciones generales, porque el batacazo ayer del Partido Popular en Cataluña y el éxito de Ciudadanos sólo es un adelanto de l0 que ocurrirá en los comicios de diciembre.  
  
Me gustaría saber, a la vista del clima de crispación vivido durante esta última campaña electoral, cuántos de entre los ciudadanos que se abstuvieron ayer en Cataluña (algo más del 20 por ciento) lo hicieron por hartazgo o desentendimiento de un contencioso que les cansa. ¿Sería mayor o menor esa abstención en un referéndum? Y si fuera menor, ¿por que alternativa se decantarían los electores que ayer no votaron?


DdA, XII/3091

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario