domingo, 19 de julio de 2015

RECADO PARA EL PAPA FRANCISCO SOBRE EL CURA DE LOS JERÓNIMOS

El cura de Los Jerónimos ensalza el golpe de Estado en una misa por los caídos de 1936  
Lazarillo

Mi estimado compañero Antonio Maestre publica hoy en La Marea un audiotestimonio cuyo contenido por escrito también aparece en ese diario. El texto corresponde a la homilía del Cura de los Jerónimos, parroquia de Madrid en la que tuvo lugar la misa de coronocación del rey Juan Carlos I en noviembre de 1975, pocas fechas después del fallecimiento -el día 20 de ese mes- del extinto caudillo, el dictador Francisco Franco.
Lamento que Maestre, aparte de ofrecernos ese documento sonoro, no dé a conocer la identidad del sacerdote oficiante, que lo hace con motivo de la misa celebrada en memoria del golpe militar llevado a cabo por el anterior jefe del Estado, por quién tantas preces se rezaron desde los altares de las iglesias española durante la dictadura. De todos modos, aunque falten el nombre y apellidos del Cura de los Jerónimos, creo que corresponde al papa Franciscto tomar nota de las palabras pronunciadas:  Un 18 de julio de 1936, las emisoras de radio anunciaban un levantamiento en África. Al frente de este alzamiento estaba un joven general, Francisco Franco Bahamonde. El alzamiento fue necesario, España estaba en peligro, una ideología procedente del infierno quería estrangular a la patria. El comunismo”. 
Tras una introducción revisionista y golpista de la historía se lamentó de que el franquismo no pudiera erradicar de raíz esta ideología: “El comunismo fue vencido, fue aplastado. Pero fue inevitable que el germen que dio origen a ese odio a España y la fe católica siguiera vivo. Ese germen nunca fue destruido y como serpiente que se arrastra por el suelo permaneció esperando poder terminar su labor y sólo lo pudo hacer cuando falleció el ultimo gran estadista católico español. El caudillo Franco”.
El sacerdote continuó la homilía -según la información aportada por Maestre- lamentándose de la malentendida libertad que trajo la democracia, ya que en su opinión se dedicó a atacar a la fe católica y a los valores de la religión. Asimismo lamentó que en la actualidad no haya ningún “hombre valiente” como los de antaño que dé un paso adelante en la situación actual del Estado español. ¿Se dará el papa Francisco por enterado o preferirá ignorar estas incidencias retroactivas de la católica España que tan poco se avienen con sus evangélicas prédicas?

DdA, XII/3031

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario