lunes, 15 de junio de 2015

LINCHAMIENTO ZAPATA, RESENTIMIENTO AGUIRRE

Manuela Carmena, con Ana Pastor en El Objetivo de La Sexta / Foto: Globomedia
Lazarillo

¿Estamos locos o somos así de manipulables? Es lo primero que pensé después de que un asesorcito o asesorcita de Esperanza Aguirre le chivara a la lideresa difunta lo del tuit de Guillermo Zapata, actual concejal de Cultura de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid. Zapata se limitó a citar en su cuenta de Tuitter un chiste de pésimo humor negro sobre el Holocausto -además de otros no menos nefastos- en el contexto de una charla sobre los límites de ese tipo de humor. Sacar como conclusión de ese tuit que el tal Zapata comparte lo expuesto en esa cita y llegar a la conclusión de que el concejal debe dimitir me parece un despropósito, que no debería haber tenido en cuenta ayer en el programa El Objetivo la nueva alcaldesa de Madrid ni siquiera como posibilidad, por amigable que sea con Carmona. El chiste o los chistes se traían a colación (2011) tras la polémica también en Twitter sobre los límites de la bromas del también cineasta Nacho Vigalondo. Comparto en buena media lo expresado hoy por Javier Serrano en FB: "Llamar "concejal antisemita" a Guillermo Zapata, el recién nombrado concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Madrid, a propósito de unos tuits desafortunados que escribió hace cuatro años (no ahora, sino ¡hace cuatro años!), que iban entrecomillados, que han sido descontextualizados y por los que ya ha pedido disculpas, me parece un despropósito y una exageración por parte de los políticos de la casta (incluidos esos políticos que ahora son sus compañeros de viaje). Tradicionalmente, la derecha ha tenido muy mal perder en este país (ahí está la historia) y no tolera que un puñado de "bolivarianos, melenudos, filo-etarras" se hagan con las alcaldías. Por ello, no dudan en rastrear en las redes sociales buscando algo que morder, aunque haya que remontarse a cuatro años atrás (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra). En cuanto al linchamiento que hacen de él los medios de persuasión, los de la derechona (y los de la derechita), era previsible: obedecen la voz de su amo, cual perro fiel y bien alimentado. Por lo que respecta a las redes sociales, también hay muchos que se prestan a repetir "lo políticamente correcto" y "je suis Charlie Hebdo" y etcétera, etcétera. ¿No habíamos quedado que la libertad de expresión permite decir a cada uno lo que le da la gana? ¿No consistía el humor en la capacidad de reírnos de todo y de todos, incluso de nosotros mismos? Lo más inteligente que se ha dicho sobre este asunto, creo, son las palabras de Irene Villa (que también era el blanco de algunos chistes bastos que circulaban en esos tuits, y que se decían mucho en este país en una determinada época), quitando hierro al asunto, asegurando no sentirse molesta e incluso permitiéndose ella misma hacer algún chiste sobre sí misma. En breve, FB se llenará de fotos con el mensaje «Je suis Guillermo Zapata», ya veréis".

PS.- No creo que sea responsabilidad de Zapata dimitir como concejal.  Eso es cebar a la bicha que ha propalado el ruido mediático a modo de seudotamayazo con unos tuits ENTRECOMILLADOS a propósito del humor negro y que no reflejan para nada la opinión del difusor, sino como meros ejemplos de un humor negro verdaderamente deleznable. Repito ENTRECOMILLADOS.



DdA, XII/3030

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vomitivo.

Anónimo dijo...

Desde 2004, con una derrrota que mereció por sus mentiras, el PP no sabe encajar las derrotas. Lo de Aguirre está en esa línea y así va a seguir hasta que decida jubilarse.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario