lunes, 22 de junio de 2015

LA BANDERA DEL CAMBIO QUE UNE NO ES ÉSA, SANCHEZ

 Lazarillo

La presentación a la americana de Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno por parte del PSOE tuvo lugar en el Teatro Circo Price de Madrid. Allí dijo el apuesto secretario general del Partido que no es Socialista ni Obrero y sólo le queda el calificativo de Español, que la escenografía de una gran bandera de España que sirvió de fondo a su mensaje obedeció al hecho de reivindicar que la enseña nacional es tan de su partido como del resto. "No decimos que esa bandera no pueda pertenecer y sentirse por parte de otras opciones ideológicas, pero que es tan nuestra como del resto", ha asegurado Sánchez en declaraciones a la Cadena SER. Pues bien, podrán insistir Sánchez y cuantos con él coincidan en tratar de imponernos el aprecio por esa bandera, pero en este país siempre habrá quienes recuerden que los colores de esa enseña se impusieron a los de otra, defendida -entre otros- por los muchos socialistas que fueron enterrados en fosas y cunetas por quienes los asesinaron e impusieron la bandera rojigualda. Yo no creo que esa enseña pueda identificarse con el cambio que une, según reza el eslogan del PSOE para la campaña que viene, porque para unir sigue faltando la memoria, justicia y reparación debidas a los vencidos, que siguen enterrados sin nombre como alimañas por haber defendido la bandera de la segunda República.

Jesús Rodríguez Padilla El Club Bilderberg ha elegido a Pedro Sánchez como el futuro presidente de España... A cambio, le han dado las órdenes de no pactar con Podemos, de apoyar a Felipe VI y los símbolos patrióticos y de votar en el Parlamento europeo a favor de la implantación del TTIP. El PSOE no tiene ya nada ni de republicano, ni de socialista ni de obrero.

DdA, XII/3006

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario