lunes, 15 de junio de 2015

DE CÓMO LLEGÓ EL PARTIDO POPULAR A LA ALCALDÍA DE MADRID EN 1987


Salvador Herrero

Terminados ayer los nombramientos de alcaldes, el PP continuará con su actitud de “indignación democrática” hasta que se sustancien los gobiernos autonómicos. Como en los ayuntamientos, seguirán con su hipócrita demanda de que gobiernen las listas más votadas.
Algunos ejemplos de lo acaecido en el pasado se han publicado en los medios o se han citado en las tertulias. Pero no he visto ni escuchado que nadie recuerde el miserable detalle de cómo el PP pasó a gobernar el Ayuntamiento de Madrid.
Recordemos: elecciones municipales de 1987. El PSOE de Juan Barranco, con 24 concejales es la lista más votada. Pero los 3 concejales de IU no le permiten obtener la mayoría necesaria para gobernar.  En un acto de una bajeza moral absolutamente incalificable, el PP ofrece la alcaldía al moribundo candidato del CDS (Rodríguez Sahagún, 8 concejales) en el conocimiento de que el exministro de defensa no iba a llegar vivo a la mitad de su mandato.
En efecto, la muerte de Rodríguez Sahagún dos años después dio la alcaldía a Álvarez del Manzano, quien puso en marcha el rodillo propagandístico del PP que ha llegado hasta hoy. Durante sus mandatos sufrió Madrid los mayores atentados estéticos y patrimoniales que se recuerdan desde los tiempos de Carnicerito de Málaga.
Eso sí, precediendo a otro insigne correligionario, puso a la capital de España bajo la protección de la Virgen de Lourdes. El presupuesto municipal pagó su peregrinación al santuario francés, la de su mujer y la de su criada, así como las limosnas y las chuches compradas en la famosa cueva.
Llevado que fue a juicio por malversación, la ejemplar sentencia, sin duda redactada por un juez también devoto de María, le absolvió porque aun reconociendo que no debía haber pagado aquellos gastos privados con dinero público, lo había hecho “de buena fe”.

DdA, XII/3030

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario