martes, 19 de mayo de 2015

UNOS ASESINATOS MÁS PRÓXIMOS, AZNAR: LOS DE FALANGE


Félix Población

Aparte de no venir a cuento, no es José María Aznar la persona más indicada para recordar a Podemos los asesinatos cometidos por Lenin y Stalin, a quien el expresidente considera discípulos de Marx y Engels, dos figuras cimeras del pensamiento. Esto de apelar a la Rusia soviética por parte de la dirigencia conservadora, podría traer como réplica que sus adversarios y máximos competidores políticos sí puedan rastrear vínculos mucho más cercanos y sobre todo ciertos del Partido Popular y de su presidente de honor con la dictadura franquista.

Hasta medio centenar de nombres de reconocido prestigio, entre los que figuran los historiadores Paul Preston y Ángel Viñas, suscribieron en su día un  Manifiesto por la verdad histórica y la libertad de expresión en el que consideran que la implicación de Falange en los represión ejercida durante la Guerra de España quedó demostrada "científica y suficientemente". El manifiesto se suscribió con ocasión de la querella formulada por Falange Española de las JONS contra el periodista Gerardo Rivas por asegurar, en un artículo publicado hace un par de años, que dicho partido tiene un amplio historial de "crímenes contra la humanidad”. La querella fue desestimada y motivó asimismo que Jueces para Democracia coincidiera con lo expuesto en el aludido manifiesto. 

Manuel Aznar Acedo (1916-2001), padre del expresidente José María Aznar, participó en la Guerra de España como oficial del ejército sublevado y en calidad de jefe de Falange encargado de las labores de radiodifusión y propaganda. Durante la dictadura fue director de Radio Nacional de España entre 1962 y 1965, así como primer directos de la Escuela Nacional de Radiodifusión. A título póstumo recibió la Medalla de Oro de la Academia Española de la Radio. En 2014, la Academia Española de la Radio instaura el Premio Manuel Aznar Acedo de Radio, galardón destinado a reconocer la mejor labor en la dirección o gestión de empresa radiofónica.

No creo que entre los militantes y simpatizantes de Podemos se puede encontrar algún descendiente directo de Lenin y Stalin, pero a mí no me inspira más que una profunda aversión, mezclada con una cierta dosis de náusea, que un hijo de un jefe de Falange durante la Guerra de España recurra a Lenin y Stalin para criticar a sus adversarios políticos más significados, olvidando que Manuel Aznar participó con el ejército golpista que logró su victoria sobre el régimen republicano legal y democráticamente constituido gracias al apoyo del imperio nazi-fascista, que sumió a Europa en la más cruel de las guerras habidas en la historia y sembró su territorio de campos de exterminio. Antes, la aviación nazi-fascista ensayó con intensidad por primera vez el bombardeo sobre población civil en diversas ciudades españolas.

¿A qué casa invita a volver José María Aznar cuando pide a quienes votaron a su partido que lo vuelvan a hacer? Si es a la que se basa en esos argumentos, harán bien esos votantes en buscar otra derecha que no sea la del resentimiento, que es la que Aznar promueve con tales declaraciones. No son las víctimas de Lenin y Stalin las que cuentan en España, sino las que fueron enterradas como alimañas por sus verdugos fascistas en fosas y cunetas, y ahí siguen, habitando el olvido y una de las más flagrantes lacras del régimen del 78.

DdA, XII/3006

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario