miércoles, 27 de mayo de 2015

LA LIDERESA AGUIRRE NO ADMITE REINSERCIÓN

Félix Población

No tuve el disgusto de ver, ni en directo ni en diferido, la rueda de prensa convocada ayer tarde por quien hasta el pasado domingo se había creído aspirante a todo a partir de un libro publicitario titulado La lideresa. Siempre pensé que esa mujer sexagenaria, que durante su presidencia en la Comunidad de Madrid se rodeó de corruptos, mostró su verdadera catadura chulesca, prepotente y ancien régime el día en que no soportó que unos agentes de movilidad de la capital del reino la multasen en la Gran Vía.

Esperanza Aguirre montó ayer una rueda de prensa a la desesperada, en un arranque más del carácter que la singulariza como una de las políticas más mefíticas del Partido Popular. Entre los más próximos se piensa que esa decisión obedeció a la reacción provocada en la condesa consorte de Bornos por la entrevista con Manuela Carmena que el día anterior difundió El Intermedio. Se llega a decir incluso que el llanto de histeria con el que Aguirre encajó los resultados electorales, tuvo su bis en el momento en que Carmena dijo en tono festivo -en referencia a las mezquindades propaladas sobre ella por su adversaria- que siempre creyó en la reinserción.

La rueda de prensa, sin embargo, no obtuvo la respuesta apetecida, porque el guante lanzado al PSOE y Ciudadanos para pactar la gobernación del Ayuntamiento de Madrid en contra de Podemos, con Antonio Miguel Carmona como alcalde, obtuvo una contundente y negativa respuesta por parte del candidato socialista.

Ha llegado a decir Aguirre que cree en el compromiso de regeneración del PSOE, Ciudadanos y PP, y que el de Carmona es “un programa electoral que compartimos”, sabiendo como le consta que si en lo primero el lodo de la corrupción asfixia a su partido -tal como se desprende de la debacle del domingo-, el programa de un folio de doña Espe no es comparable con el de Antonio Miguel Carmona. 

Para mí que con la rueda de prensa de ayer, tan nula como indicativa del desespero que afecta a la lideresa definitivamente finiquitada, puede empezar a poner en vía muerta a un personaje de la política española de los últimos decenios cuyo ejemplo debe ser apartado de la transición que viene. Creo que esa transición se inició en las urnas el pasado 24 de mayo. ¿Cómo habrá encajado Ruiz Galladón lo de Aguirre en su apartamiento? Igual hasta le han entrado ganas de volver.

PS.- El PSOE, de "indecente y totalitario" ha pasado a ser "clave para la construcción de España", según Esperanza Aguirre.

+@Artículo de I. Escolar: Ese nada sutil aroma del tamayazo.

DdA, XII/3014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario