jueves, 7 de mayo de 2015

ECONOMISTAS, ABOGADOS, PERIODISTAS

 "No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contra­rio, el ser social es lo que determina su conciencia"
Jaime Richart

Hay unas profesiones y actividades más interesantes que otras. Y también, pese al bombo que se les da, unas más artificiales y por eso mismo más prescindibles que otras. Para no herir sensibilidades que no deseo herir, no diré que hay unas más nobles que otras.

Pero no será difícil ponernos de acuerdo en que, tratándose de oficios, es mucho más importante para la sociedad el trabajo de fontanero que el de chófer de ministro, o, tratándose de profesio­nes, que es más imprescindible la de médico que la de abogado, de economista o de periodista. Del médico bien nos gustaría asimismo prescindir, pero no podemos aun corriendo el riesgo de morir por su culpa y en sus brazos. Pero sí pode­mos prescindir del abogado, y probablemente obtendremos mejores resultados defendiéndonos nosotros mismos, y tam­bién del economista, que sólo nos será útil si tenemos mucho dinero; en cuyo caso su función "interesada" será la de permitir­nos pagar menos al Fisco. A esto se reduce su interés, a ser útil al ciudadano o ciudadana adinerados...

En cuanto al economista, a menos que medie intoxicación o hipocresía, habremos de convenir que, en tiempos de bonanza, los economistasson casi opacos e irrelevantes al dedicarse a funciones de gestor administrativo y de contabilidad, a hacer liquidaciones fiscales y a asesorar a otros sobre la forma menos onerosa de tributar a la hacienda pública. Y eventualmente a dar a elegir a su cliente en ciertos casos, entre tributar por el artículo A o por el B. No hay más en su papel, oficio o profe­sión, a menos que haya especial interés en exaltar sus habilida­des para proponer los mil enredos a que se presta el poseer mu­cho dinero. En todo caso lo cierto es que para la inmensa ma­yoría de la población el economista, más allá del interés que suscite cualquier materia de estudio, está demás...

Sin embargo, en tiempos críticos los economistas hacen el dignísimo papel de gurú, pero sin acertar nunca. Que no acier­tan lo prueba el hecho de que si hubiese uno que acertase, to­dos los estados y todas las empresas irían detrás de él para fi­charle como los clubs se disputan a ese entrenador conseguidor de muchas copas... Otra prueba más resonante todavía está en que el parecer de economistas de mucho relumbrón por haber obtenido el premio Nobel no se le hace más caso que al del economista que acaba de terminar la carrera...

En cuanto a los abogados, sus ganancias están en el mucho pleitear, no en conciliar ni en arbitrar. Ellos inducen al pleito, ellos son los que lo aconsejan. Y los que no se dedican al ejerci­cio propiamente dicho, se dedican a la honrosísima tarea de confeccionar en las leyes los mil modos de sortear los patri­cios el peso de la justicia. En esto consiste su mérito; desde el ministro del ramo hasta el último leguleyo del sistema. Véase, si no, la deriva de los millones de procesos judiciales y la suerte gloriosa que encuentran otros tantos miles de delincuen­tes que han ocasionado la virtual ruina de este país y de millo­nes de personas...

De aquí resulta que en buena medida, en este aspecto de la prescindibilidad, a los economistas y a los abogados se suman los periodistas. La prueba está en que no ya economistas o políti­cos sino periodistas infectos llaman a rebato del escándalo a la población cuando un profesor de universidadque no es econo­mista, procede fiscalmente según el asesoramiento de un economista, pero en cambio no dedican miles de portadas al escándalo entre ridículo y atroz que supone que un economista un día alzado a los altares de la economía mundial, haya ale­gado ignorancia ante un juez al responder que no sabía que debía tributar por la tarjeta de débito que el banco le había propor­cionado, siendo así que él era, con otro, su principal direc­tivo...

Y de los periodistas habría mucho que hablar. Aducen constante­mente su "deber" de informar. Pero también bastantes de ellos son personajes públicos de cuya vida patrimonial y de las "artes" para conseguir esa concreta información querríamos saber pero nunca sabremos. Pues aunque no tenemos pruebas, muchos sí tenemos la impresión de que a menudo traspasan las líneas rojas de la legalidad obteniendo la noticia a través de toda clase de argucias que rozan o caen de lleno en la práctica corrupta, en la contravención de sus libros de estilo y de la ética y en la falta absoluta de escrúpulos. Los rendimientos del sensacionalismo son imprescindibles para los rendimientos de las tortuosas corporaciones en que se asientan los media. No nos extrañe. El periodismo es la iglesia civil de la modernidad en occidente y de la postmodernidad tardía en España. Y los periodistas que forman parte del poder o lo desean, son sus sumos sacerdotes que, en este simulacro de democracia, dieron un puntapié a los curas para apearles de sus púlpitos y ponerse ellos a predicar. No exagero: la misión opinadora que se arro­gan y llevan a cabo sobre todo en los medios audiovisuales, traspasa constantemente la frontera de su cacareado deber de información. Por lo demás, hay que decir que el agradeci­miento por los servicios de información honesta que eventual­mente nos presta el periodismo, a menudo va acompañado de la rabia y de la impotencia que el conocimiento de los hechos nos provoca. Algo que a tal información resta interés que no sea malsano.

Todas estas constataciones corroboran el principio del materia­lismo histórico a cuyo propósito procedo a estampar, en corta y pega, uno de sus párrafos: "El modo de producción de la vida material condiciona el pro­ceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contra­rio, el ser social es lo que determina su conciencia".
(Marx. Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política. 1859)

El materialismo histórico a que me refiero ahora, aplicado a las profesiones citadas me obliga nuevamente a afirmar que las tres son una fuente inagotable de problemas sociales e individua­les que, desde el punto de vista sociológico y antropoló­gico, más que contribuir a proporcionarnos la felici­dad común, nos la escamotean. Por eso, en esta intrincada y dificultosa sociedad, en la medida de lo posible debemos evitar­las. Y en cuanto a los políticos, echémosles de comer aparte.

DdA, XII/2997

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario