miércoles, 8 de abril de 2015

¿POR QUÉ AÚPAN MEDIOS Y EMPRESARIOS A "CIUDADANOS"?

 El chorlito que se alimenta de las sanguijuelas que viven en las fauces del cocodrilo, un ejemplo de la relación simbiótica entre empresarios y políticos.
Jorge Armesto

Hace algunos días detuvieron en Galicia a un empresario del sector del transporte acusado de tráfico de influencias, soborno y cohecho; lo habitual. Sólo que en este caso había algo raro: ¿quién era el sobornado? ¿Con quién traficaba? Detenido el empresario, nos faltaba el político. Son especies simbióticas. Desde los cenáculos del poder se nos intenta trasladar la idea de que los empresarios que viven bajo un clima de corrupción generalizada son también víctimas. A fin de cuentas, dicen, se ven obligados a mantener a un descomunal enjambre de parásitos. Pero, si no fuese por esos bichitos, si la economía tuviese que estar sujeta al interés público, ¿podrían construir donde quieren infraestructuras inútiles y excesivas? ¿Incluir sobrecostes estratosféricos? ¿Merca­dear con la energía a precios abusivos? ¿Defraudar? ¿Practicar impunemente la usura y el fraude? No parece. Empresarios y políticos, ambos cooperan, ambos se benefician. No es parasitismo. En la naturaleza, esta relación se llama mutualismo. Y el ejemplo más recurrido es el del chorlito que se alimenta de las sanguijuelas de las fauces del cocodrilo.



Ciudadanos compite con Podemos en el mismo segmento generacional, ambos con la bandera de la regeneración ética




 En nuestro país, empresarios cocodrilo y políticos chorlito también se relacionan entre sí por medio de las sanguijuelas. Ninguno es mejor que el otro,ningún comportamiento es más o menos moral: sobornadores y sobornados, corruptores y corrompidos. Podríamos pensar que los políticos son quienes detentan el poder pero no es así. Ellos vienen y van. Los partidos se alternan y todos demuestran la misma subordinación al mundo del dinero. Podemos imaginarnos a los grandes nombres de las finanzas abriendo su boca negra repleta de parásitos y ver cómo acuden a ella, para alimentarse, los chorlitos de los dos grandes partidos de la transición.

El componente generacional

El fenómeno de cambio que estamos viviendo hoy tiene, obviamente, raíces en un sentimiento extendido de regeneración ética. Pero seríamos unos ingenuos si no nos diésemos cuenta de que también hay un componente generacional. Existe una generación, la que tiene entre 30 y 50 años, que estaba completamente al margen de los ámbitos de decisión. En parte por exclusión y en parte también por desidia, son aún los nombres de la Transición quienes gobiernan, quienes dirigen periódicos, empresas y bancos. Quie­nes dirigen la judicatura, las finanzas y la opinión pública.

Hasta que la crisis global ha empezado a despertar al sector más dinámico y formado de la sociedad, descubriendo al hacerlo que esos señores a los que lleva viendo las caras 30 años no son sólo unos corruptos, sino unos incompetentes. Pésimos gestores, charlatanes de mercadillo, incapaces de articular discursos elaborados.Leemos los emails de uno de los banqueros más importantes del país y no sólo descubrimos sus corruptelas sino su insignificancia intelectual. El rey, descubre esta generación, estaba desnudo.


Albert Rivera se dio cuenta de que en el PP sólo sería un mindundi más, así que fundó su propio partido


Empieza entonces su asalto al poder. No es casual, por ejemplo, que los jueces que osan cuestionar la corrupción global tengan todos una edad similar. La naciente prensa digital combate con éxito el descrédito de las grandes cabeceras. En el campo de la opinión, los Escolar asaltan los púlpitos de los Ónega, y éstos vagan hoy como trasnochados fantasmones que todavía se creen entre los vivos. Sobre todo el pasado pesa la sospecha de complicidad. Así, la lucha generacional se desa­rrolla en todos los ámbitos pero, ­sobre todo, en la política.
Y aquí es donde surge Albert Ri­vera. Rivera, un pajarillo de buen pico, lo intentó en su lugar natural: el PP. Pero éstos son los más reacios al relevo generacional. Rajoy lleva 35 años en la poltrona. Feijóo, la “savia nueva”, 25. El espabilado Albert se dio cuenta de que ahí sólo sería un mindundi más, así que fundó su propio partido, Ciudadanos, que compite con Podemos en el mismo segmento generacional y enarbolando la misma bandera de la regeneración ética. Incluso plagia gran parte de su discurso.
Nosotros, ingenuos ciudadanos, no tenemos razones para desconfiar de su sinceridad. Cándidos como somos, podemos creer en las limpias intenciones de ambos, verlos como dos opciones aceptables, casi iguales, que colaborarán, cada uno a su estilo, en traer aire limpio a esa ciénaga hedionda del poder. Pero hay alguien que sí los diferencia: los cocodrilos. Y mientras que Podemos está sometido diariamente a una vergonzosa campaña de acoso por parte de los medios de comunicación del poder, Ciudadanos es el niño bonito de televisiones y periódicos. La misma jauría aullante que en los programas matutinos se abalanza salvajemente sobre tipos tan tiernos como Luis Alegre, aplaude, sonríe y adula a Albert Rivera. Nosotros sí confiamos en él. Parece noblote. Pero el poder no. Los corrompedores, los sobornadores, no creen que vaya a poner fin al actual estado de cosas. Los empresarios no salen cada semana anun­ciando un apoca­lipsis si gobierna. No sólo no lo temen sino que lo elogian. Sí, claro, preferían a los del PP, pero bueno, tampoco están casados. Piensan, como en Il Gatopardo, que algo tendrá que cambiar para que nada cambie.
A lo largo de las eras, el cocodrilo ha visto cómo muchos chorlitos entraban en su boca a comer. A lo largo de las eras, superviviente de las grandes extinciones, el cocodrilo permanece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario