lunes, 13 de abril de 2015

PEDRO J. RAMÍREZ, EL ESPAÑOL Y ANTÓN DEL OLMET

 
Félix Población

Luis Antón del Olmet (1866-1923), periodista, escritor y dramaturgo es autor de una copiosa obra, aunque su nombre haya quedado subsumido como tantos otros en el olvido. Fue diputado y fundador del periódico El Parlamentario.  De él se dice que fue primero diputado por las derechas y luego intentó serlo por las izquierdas, amén de pendenciero, camorrista y matón, pero lo que le reservaba una nombradía en la historia no fue ni sus obra ni sus circunstancias biográficas, sino su muerte, pues su colega Alfonso Vidal y Planas le disparó un tiro a quemarropa en una de las salitas del Teatro Eslava, el 2 de marzo de 1923, fecha en que Olmet presentaba una de sus obras. El motivo, al parecer, se debió a un asunto de celos por amoríos, aunque también jugaran en el homicidio las pugnas políticas y literarias. 

Fue Olmet quien patentó -según escribe Pedro J. Ramírez ayer en El Español- lo del "melonar en la cloaca", expresión con la que aludía a la nada ejemplar clase política del final de la Restauración y que bien podría servir para describir a algunos al menos de los políticos/casta de nuestros días. Explica Olmet y cuenta Ramírez que  cuando “un joven arribista” quería ser “tribuno de la plebe” en vez de buscar el voto en su distrito, “suaviza la lengua, llega a una antesala, penetra en un despacho y limpia con prolija asiduidad las infructuosidades del ojete de un prócer… En vez de cuidarse distritos, de cuidarse a la patria, se cuidan esfínteres”. 

Cuando Olmet fundó El Parlamentario lo hizo con la intención de que fuera  “una tribuna popular, un órgano de fiscalización, un guía de opinión sincero’ y no ‘he aquí un entendimiento que se mueve por el interés'”.  Ramírez agrega, sin embargo : “A base de tanto chapotear entre detritos, Antón del Olmet fue confundiéndose con el paisaje de la corrupción que denunciaba -El Parlamentario acabó siendo un órgano execrable- y no cumplió ninguno de sus compromisos regeneradores. Yo sí lo haré. De sobra sé que eso es lo que esperan los 5.624 accionistas de EL ESPAÑOL”. 

El blog de ese periódico ha cumplido tres meses y ha pasado de ser una Sociedad Limitada a una Sociedad Anónima con ese alto número de accionistas y un capital inicial más reservas de más de 18 millones de euros. Este Lazarillo cree que cuando se junta tanto dinero en tan poco tiempo, en esta España de la segunda restauración borbónica tan proclive al altruismo, no se hace por amor a un periodismo crítico e independiente. Máxime con el antecedente de Pedro J. y su diario El Mundo en torno al 11-M. ¿O nadie se acuerda ya de aquello?

                                                      DdA, XII/1974                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario