lunes, 13 de abril de 2015

LA UNIÓN EUROPEA NO RECONOCE LAS LEYES ANTISEMITAS FRANQUISTAS

 No hay excusas posibles para no reconocer dichas leyes. Pero no solo el EHRI no las reconoce, sino que otras instituciones como el International Holocaust Remembrance Alliance (IHRA) tampoco lo hacen.

Cristina Calandre Hoenigsfeld
 
Ante las pruebas irrefutables y ya publicadas de la existencia de al menos tres normativas antisemitas españolas, todavía sin anular, llama la atención que la UE siga sin reconocerlas.

Acaba de ser presentado en Berlín, el 26 de marzo del 2015, el portal del proyecto “European Holocaust Reserch Infraestructure (EHRI)”, financiado por la Dirección General de Investigación e innovación de la Comisión Europea.

Tras cuatro años de investigación, según nos dice el director general de la Comisión, Carlos Moedas, “El Portal dará luz sobre este periodo, el del Holocausto, sobre la historia común europea. Las fuentes dispersas se han unificado para hacerlo más accesible a los investigadores…” . El proyecto, nos informan también, seguirá en los próximos años, con una financiación de 8 millones de euros, hasta el año 2020.

Este portal de Internet da información sobre la II Guerra Mundial y el Holocausto y sobre los archivos de estos temas (uno de esos archivos es el de Mashhua en Israel , donde están los documentos de mi familia materna judío polaca, los Hoenigsfeld, 16 tarjetas del Holocausto) en 57 diferentes países. Entre ellos podemos leer en lo referente a España y en el apartado de historia:

“Spain became an autoritarian dictatorschip in early 1939…..Antisemitis was an inherent part of the dictatorschip of Franco during de Second Worl War….there was neither systematic discrimination agaist them, nor anti-semitic legislation…”

Esto es falso, pues en España, ya hemos dicho antes, sí hubo y se aplicó legislación antisemita, que pasamos a recordar una vez más:

Normativa de Paso de Fronteras, de 11 de mayo de 1939, promulgada por el Ministerio de Exteriores, siendo ministro el General Gómez Jordana.

Orden del Ministerio de Gobernación, de 6 de octubre de 1939 (BOE de 7 de octubre 1939) de Depuración del Colegio de Médicos, firmada por el ministro antisemita Ramón Serrano Suñer.

Orden del Ministerio de Gobernación, de noviembre de 1939, sobre Depuración de los Odontólogos, firmada también por Serrano Suñer.

La existencia de esas leyes raciales, han sido ya publicadas hace tiempo en libros, como el del Dr. Francisco Guerra, “La medicina en el exilio republicano” (Depuración Médicos) del año 2004; el del historiador alemán Bernd Rother, en el año 2005, “Franco y el Holocausto “(Paso de Fronteras) o en el libro más reciente, de 2014, del historiador catalán Josep Calvet “Huyendo del Holocausto“ (páginas 43-44) y en páginas webs, como la de la Asociación Catalana -Judía Mozaika (familia Hoenigsfeld) en la del equipo Nizkor, en mi propia página web hoenigsfeld.com, que lleva funcionando desde el año 2012 y en mi comunicación ese mismo año en el I Congreso de Víctimas del Franquismo (Depuración de Médicos).

No hay pues excusas posibles para no reconocer dichas leyes. Pero no solo el EHRI , que no las reconoce, sino que otras instituciones dedicadas al tema del Holocausto, como el International Holocaust Remembrance Alliance (IHRA), a la que pertenece España y están como observadoras instituciones como la ONU y el Consejo de Europa, tampoco lo hacen.

Recientemente, en noviembre de 2014, el IHRI, financió un coloquio internacional en el Centro Sefarad-Israel sobre el Holocausto y los países neutrales, donde no se dijo nada sobre la normativa antijudía.

Lo mismo ocurre con la Comisión Europea, Dirección General de Ciudadanía, a través de sus proyectos “Europa con los ciudadanos”, al haber financiado tres proyectos españoles en el año 2013-2014, que no reconocían dichas normativas antisemitas, pues en los tres se omitía esta importante información histórica.

Tampoco aparecen en las exposiciones “Visados para la Libertad” del Centro Sefarad-Israel y “Más allá del deber”, del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tuvo lugar en el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio, en Diciembre de 2014.

¿A qué puede deberse este insistente error intencionado por parte de las instituciones españolas y europeas?

No se me ocurre más que, si se reconocen esas leyes antisemitas, las tendrían que anular, como se hizo, hace muchos años en otros países europeos y más recientemente en Argentina.

Esto supondría poner en riesgo todo el entramado jurídico franquista, que todavía está vigente gracias a los pactos de la Transición, y como sobre ellos se asienta la legalidad de la actual Monarquía, ésta podría peligrar. También, quizás, tuvieran que hacerse indemnizaciones a las víctimas.

Recientemente, el rey Felipe VI acudió al día de la memoria del Holocausto que tuvo lugar en el Senado, el 27 de enero del 2015, lo cual nos muestra el apoyo mutuo entre las élites judías y monárquicas, a las que no pertenezco.

Por mi parte, como descendiente de víctimas judías del Holocausto, he protestado ante los responsables de ese Portal Europeo, a través de Centro Sefarad-Israel (Ministerio de Asuntos Exteriores español) pero por ahora no dan señales de querer rectificar dicha información.

Además de lo referente a las leyes, les indiqué que la dictadura franquista no era “autoritaria”, como pone el portal, sino “totalitaria “, como ya está demostrado por prestigiosos historiadores sobre la dictadura franquista.

Poca luz va a aportar este Portal del Holocausto, si no incluye la normativa antisemita franquista y sus consecuencias, antes de que finalice el proyecto europeo, en el año 2020. Tiempo y dinero tienen para investigar.

Y además de ir contra la verdadera historia del Holocausto, se podría decir que es antisemitismo puro y duro, ya que al omitir dicha importante información, se banaliza el Holocausto, y ahora que España va a aprobar la Ley para la nacionalidad española a los judíos sefarditas, sería el momento oportuno para reconocerlas y anularlas.

Más artículos de la autora

                                  DdA, XII/2974                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario