jueves, 16 de abril de 2015

LA OSA HERIDA DE BALBONA

Osa_Belmonte
Félix Población

Se le calcula una edad entre dos y tres años, quizá más, con un peso de no más de 35 kilos, la mitad del que sería su peso normal. La osa estaba malherida en una caballa de la localidad de Balbona, próxima a Belmonte Miranda (Asturias). Fue encontrada por un vecino de ese pueblo que de inmediato dio noticia del hecho para que un equipo de veterinarios se trasladara al lugar e internaran al animal en una clínica de Oviedo.

Se desconoce cómo pudo llegar la osa a la cabaña y en qué condiciones, lo cierto es que la puerta del recinto presentaba diversos arañazos, como si el animal hubiera querido salir del mismo sin conseguirlo. Según quienes la atienden, la osa está viva de milagro. Se desconoce si sobrevivirá y, en caso afirmativo, con qué secuelas. Es evidente que el lamentable estado físico que presenta no es el resultado de un proceso de pocos días. Cabe la posibilidad de que la osa, ya herida -las primeras radiografías constatan alguna rotura, aún por evaluar-, buscara refugio en la cabaña y el refugio acabó convirtiéndose en una cárcel de la que salió viva "por cuestión de horas", indicó un experto al diario La Nueva España.

Falta saber por qué si entró no pudo salir a pesar de intentarlo. El propietario de la finca donde se encuentra la cabaña se puso en contacto con la Dirección General de Recursos Naturales, tal como establece el protocolo para este tipo de circunstancias, y a él se atuvo la Administración. Si el ejemplar es capaz de superar estas horas críticas y sobrevive, será poco menos que imposible reintegrarlo a su hábitat natural belmontino. Se repetiría entonces el caso de "Molinera", la osezna hallada malherida el pasado otoño en los montes de Leitariegos y criada en cautividad, sin posibilidad de vida salvaje. "Molinera" ha reforzado con su presencia en el cercado de Proaza las de Paca y Tola, las dos osas adultas que han colaborado a estimular turísticamente la zona. Aun considerando esta alternativa como la única posible, reconozco no haberlo pasado bien viendo a esta pareja en su cercado.

Ahora mismo lo que más me gustaría llegar a conocer es lo que quizá nunca sabremos: por qué la osa herida de Balbona no pudo salir de su cárcel. ¿Qué buscó en la cabaña que le permitió entrar en ella y la dejó encerrada y presa del hambre y la sed? Temo que no sea ajeno a esa desgracia alguno de esos desmanes que a veces se cometen contra la fauna, por preciada que sea, en este país. Y conste que lo que más quisiera al decirlo es equivocarme, pero por desgracia hay precedentes. Pena que esos arañazos no hablen más que de la espantosa desesperación del animal.

PS.- Un día después nos enteramos, también por La Nueva España, de que la osa se refugió en la cabaña por estar herida en un codo. También, de que pudo haber sido envenenada, según algunos expertos. Permanece en estado grave. Se trata de un ejeamplar adulto, de unos diez años.

                                             DdA, XII/2977                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario