jueves, 30 de abril de 2015

LA CHACINA Y EL SEXO, SEGÚN EL OBISPO MUNILLA


Félix Población

Hacía tiempo que la católica iglesia de España no era noticia por el sexo, algo que desde los siglos de los siglos conturba tanto a la citada institución que casi se echaba de menos lo que ahora ha ventilado el obispo Munilla, que lo es de la diócesis de San Sebastián. Monseñor acaba de presentar un libro con ínfulas de experto que no ha tenido el más mínimo reparo en titular Sexo con alma y cuerpo (Freshbook, 2015), como si el autor estuviera en los secretos y sutilezas de uno y otro ámbito sexual. 

A tal fin ha contado con la colaboración de doña Begoña Ruiz Pereda, perteneciente a la Fundación Desarrollo y Persona, así como licenciada en Ciencias Religiosas, materia que no creo tenga mucho que ver con la sexología. Me estoy imaginando que en el proyecto de elaboración del libro, el obispo Munilla quiso contar con la colaboración de una mujer, pues aunque la mujer no pinte nada en el seno de la institución eclesiástica, quedaba políticamente muy correcto que se repartieran un varón y una señora las admoniciones a repartir entre uno y otro sexo. 

Son particularmente reseñables las consideraciones que José Ignacio Munilla y doña Begoña establecen entre el sexo y la chacinería, así como entre el sexo con amor –que sería de bellota, Guijuelo o Jabugo- y el sexo por el sexo, que sería jamón de paleta cocida o el equivalente a comida basura. Dejo como perlas a continuación algunas de los sexudas reflexiones del obispo y la aludida licenciada en Ciencias Religiosas, al tiempo que me remito al Prontuario de Teología Moral, compuesto primeramente por el P. Fr. Francisco Larraga, del sagrado orden de Predicadores y novísimamente adicionado y corregido por el excelentísimo e ilustrísimo señor don Antonio María Claret, arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba, prontuario publicado en 1860 en Barcelona, y donde se sostienen en latín similares ideas a las expuestas en chacinero por monseñor Munilla en la segunda década del siglo XXI. 

Por cierto, que ahora llame monseñor al sexo por el sexo comida basura me recuerda la gran mácula que pesa sobre el clero de este país cuando instruyó a sucesivas generaciones de ciudadanos en la idea de que el sexo sin sacramentar, o sin el permiso de la santa madre iglesia vaticana, era sucio pecado y condenación eterna. Bien es cierto que con tal de tener hijos para el cielo, a los curas nunca les importó mucho que el sexo dentro del matrimonio comportora o no amor, como si su bendición bastara para suponerlo y mantener unida a la pareja apelando al nombre de Dios, fueran cuales fueran las circunstancias entre los cónyuges, sobre todo si quien las soportaba era la mujer.

Con todo, si se considera que Munilla ahora ha hecho al menos del sexo algo comestible, hasta se podría estimar avanzado su comparanza. Igual se lo debemos al papa Francisco, que vive en Roma, y no parece enterarse ni del suntuoso piso del cardenal Rouco en el centro de Madrid, ni  de estas y otras sexudas perlas de su pastor donostiarra:

ALGUNAS PERLAS DE MUNILLA

- "Una persona, por el hecho de ser mujer, va a ser cíclica, y tendrá unos procesos hormonales concretos en relación a su fertilidad. Pueden estar más sensibles o susceptibles, a algunas les da por la actividad o por la limpieza, se sienten más o menos vitales".

- "La cultura del rollo, como se llama popularmente, de que 'cada fin de semana me enrollo con uno o con otro', genera muchas heridas y nos acostumbra a ser utilizados y a utilizar a los demás".

- "Divertirse en clave de 'lío' es como 'ir a buscar cacho'. ¿Cacho de qué? ¿De chorizo? ¿De morcilla? ¿De butifarra?".

- "El 'lío' es como la comida basura: uno reconoce que no es buena para la salud, pero está rica, es barata y casi siempre apetece".

- "Es muy distinto el placer que se obtiene de una relación sexual sin amor del de otra relación en la que amor es lo que se quiere comunicar. Es como el jamón de jabugo o jamón de paleta cocida. Se llama jamón pero no es lo mismo”.

- "Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. No pueden recibir aprobación en ningún caso".

- "La masturbación es una especie de violencia sobre el cuerpo, porque pretende arrancarle el placer, sin vivir a cambio la verdad del amor que le da sentido".

- "Masturbarse introduce un patrón de comportamiento, una vivencia repetida que se convierte en el modo habitual en el que uno entiende la sexualidad. Una vivencia mecanizada, automática, rápida y despersonalizada".

- (Sobre la pornografía) "Las mujeres, a consecuencia de la ‘revolución sexual’, reproducen modelos de comportamiento masculino, también entran en este desorden con cierta frecuencia”.

- “Se equivoca Pablo Iglesias en su análisis porque eso que él dice que su generación prefiere, follar, forma parte de la estrategia del poder para seguir sometiéndonos”.

- "No es habitual encontrar a un joven que te presente a su novia o a una chica que te presente a tu novio. Cuando ocurre, compruebas que están insertados en algún grupo de experiencia cristiana o que pertenecen a familias de hondas raíces cristianas".

- "La gran mayoría de los cursos de educación afectivo-sexual que se imparten en la enseñanza pública son abiertamente antinaturales por haber asumido la ideología de género".

- "Que la pornografía sea tan accesible con las nuevas tecnologías hace que se distorsione de forma muy notable la visión real de la sexualidad en la mente de un adolescente".

- "La castidad es buena para nosotros; más aún, no sólo es buena sino que es bella y atrayente".

- "Una de las estrategias de la ideología de género es la de hacernos creer que la castidad no es posible entre los jóvenes".

- "Hemos actualizado el pan y circo por el sexo y fútbol".

- "Tanto el lujo como la lujuria son una torcedura, una desviación del recto camino que conduce a la felicidad del ser humano". 

                                            DdA, XII/2990                                      

1 comentario:

Lazarillo dijo...

Dice el obispo que la masturbación ejerce violencia contra el cuerpo. O sea que los seminarios son centros de tortura.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario