jueves, 30 de abril de 2015

ANTONIO ARAMAYONA, DOS AÑOS DESPUÉS

Lazarillo

No puedo dejar de pasar por alto que tal día como mañana pone fin a su presencia, en el portal del edificio donde reside la consejera de Educación del gobierno autonómico aragonés, mi querido y admirado amigo Antonio Aramayona, profesor jubilado de Filosofía y Ética, que durante casi dos años, dos, ha mantenido todos lo días laborables durante dos horas sus carteles en pro de una educación pública y laica de calidad. Hace un año tuve el placer de conocer a Antonio y mantengo esa fecha entre una de las más entrañables y emotivas de mi vida, por comprobar hasta qué punto puede surgir y motivarnos un sentimiento de amistad basado en una solidaridad intelectual tan necesaria y hasta apremiante como es la de plantear una reivindicación vital para el porvenir de cualquier país, sobre todo si tan dañado está en esa materia como el nuestro. Entre Antonio y este Lazarillo queda el abrazo expreso y compartido de ese sentimiento, que también participo a Marisolo Ibáñez, compañera de Aramayona en el portal de la consejera durante muchas de esas jornadas. En cuanto a la consejera, su silencio, su indiferencia y ya no digamos las amenzas y sanciones con las que pretendió disuadir la voluntad de protesta de un pacífico y respetuoso ciudadano, creo que la retratan para pasar al olvido, que este Lazarillo desea próximo y crecedero para bien de la cultura política y democrática. Obvio es decir que también de la enseñanza.


                                                DdA, XII/2990                                             

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El ejemplo de Aramayona debería prodigarse en otros portales de otros y otras consejeras porque el nivel de nuestra enseñanza pública va camino del desastre. Laica tiene que ser para ser libre.

Anónimo dijo...

Un saludo para Antonio.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario