jueves, 18 de diciembre de 2014

¿QUÉ PASARÍA SI EL BLOQUEO A CUBA SE LEVANTARA?

Lazarillo

Sin duda se trata de la noticia más trascendental que ha vivido Cuba en el último medio siglo. El presidente EEUU, Barack Obama, ha anunciado este miércoles un cambio de la política de EEUU hacia Cuba después de que La Habana liberara al estadounidense Alan Gross a cambio de tres presos cubanos. Obama y Raúl Castro hablaron el pasado lunes por teléfono para cerrar el acuerdo por el que ambos países se han comprometido a iniciar el diálogo para restablecer sus relaciones diplomáticas, rotas desde 1961. El anuncio de esta decisión puede comportar que estemos ante el fin del fracasado y condenable bloqueo económico -bajo el que ha nacido un 70 por ciento de cubanos- impuesto por el país más poderoso del planeta a la isla caribeña, al objeto de doblegar su régimen político. A la espera del perspicaz análisis que de seguro hará de la noticia Fidel Castro, bien está considerar algunas de las consecuencias que tendría el fin del bloqueo para aquel querido país. No debería bastar que Obama reconozca la inutilidad del bloqueo. También tendría que pedir perdón por lo que ese bloqueo comportó de sufrimiento para el pueblo cubano.
Desde 1909, en la Conferencia Naval de Londres, quedó definido como principio del derecho internacional que el “bloqueo es un acto de guerra”. El bloqueo impide que Cuba, por diferentes vías, desarrolle vínculos económicos, comerciales y financieros con terceros, con el fin de rendir al país por la fuerza o por el hambre. Desde hace 55 años el Gobierno de Estados Unidos implantó un bloqueo financiero, económico y comercial a Cuba con el fin de someter intencionalmente al pueblo a condiciones de existencia que le pueden acarrear daños físicos, totales o parciales, para debilitar su decisión de luchar y vencer y llevarlo a claudicar de su decisión de ser soberano e independiente. Este septiembre, durante la presentación del informe 2014 que contiene el impacto económico en Cuba por el bloqueo de Estados Unidos, el vicecanciller de este país caribeño, Abelardo Moreno, señaló la gravedad de la situación que no sólo se ha mantenido por 55 años, sino que se ha tornado más férrea e insostenible.
El bloqueo ha tenido un impacto que no solo llega al carácter extraterritorial, sino también en áreas sociales como la salud, la educación, la cultura, la ciencia y el deporte. En caso de que esta medida se levante, los primeros cambios serían:
1.-Cuba ya no tendría la prohibición de acceder al mercado de Estados Unidos, tanto para adquirir mercancías, como para comercializar productos tradicionales de exportación como el azúcar, el ron, el tabaco y el níquel.
2.-La isla caribeña ya no tendría la imposibilidad de exportar servicios, algo que existe actualmente debido a las numerosas restricciones que impone el bloqueo, entre ellas las referidas a los viajes de los ciudadanos estadounidenses a Cuba,las comunicaciones y la transportación aérea y marítima.
3.-El pueblo de la mayor de las antillas podría acceder a la tecnología de punta que poseen empresas estadounidenses.
4.-Cuba podría tener un mayor nivel de inversión extranjera, ya que se suprimiría la aplicación de sanciones y presiones a empresas extranjeras por parte del gobierno de Estados Unidos.
5.-El país caribeño ya no tendría necesidad de comprar alimentos ni medicinas en mercados lejanos, y habría un significativo descenso en los precios de seguros y fletes que se han incrementado a raíz del bloqueo.
Importante: Las acciones ejercidas contra Cuba por el Gobierno de Estados Unidos no se enmarcan en la definición de “embargo”: Cuba no es deudora de Estados Unidos y no ha cometido ningún delito que autorice el secuestro y liquidación de sus bienes a favor de Estados Unidos. Además, el país no ha sido ni es una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, por lo cual resulta contrario a la ley internacional la pretensión de aplicarle medidas de legítima defensa.




DdA, XI/2874

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario